Ir al contenido principal

POLICIAS Y PAYASOS


Es una noche húmeda en el viejo barrio. Camino por las calles, pobladas únicamente por los perros callejeros que ladran lastimeramente desde sus refugios en las entradas de las vecindades. De vez en cuando algún gato oscuro pasa frente a mi para ocultarse debajo de algún automóvil o se vuelve plano para cruzar debajo de algún zaguán. Tengo hambre, me dirijo en busca comida; una esquina antes de llegar al puesto ya me estoy saboreando los tacos de cabeza: con dos tortillas chiquitas, la carne cortada en pedazos pequeños, la cebolla, el perejil y abundante salsa verde; Tres tacos sobre un plato de plástico barato y envueltos con papel estraza: otro trozo del mismo papel será la servilleta donde limpiare mi boca y mis dedos del exceso de salsa. El taquero siempre sonriente, envuelto en el vapor del baño maría, cortando trozos de carne con su cuchillo preguntara si deseo otro.
Al dar la vuelta encuentro el puesto: vació, encadenado a un poste, de lamina blanca con techo y escrito en uno de sus costados: "El güero, tacos de cabeza" con un cebú pintado.
Miro mi reloj: es más tarde de lo que me imaginaba. Pienso ¿Donde podré encontrar algo para comer? Decido seguir adelante; iré a donde una señora prepara gorditas y quesadillas todas las noches cerca de la parada del trolebús algunas cuadras adelante; siempre tiene clientes aún entrada la madrugada.
Paso frente a la iglesia, cerrada y en silencio; algunos vecinos cuentan que hay fantasmas en el campanario, pero a mi no hay aparecido que me espante.
A la vuelta del atrio me estaban esperando. Se paran frente a mi; me detengo y los reconozco de inmediato, se que no tengo salida ni posibilidades de enfrentarlos.
Dos payasos: ropa de múltiples colores, zapatos de enorme tamaño, corbata blanca con bolitas rojas, peluca verde y anaranjada respectivamente, cada uno con un sombrerito, maquillaje en la cara y la infaltable nariz de plástico.
Lo admito: sentí miedo, uno nunca sabe lo que puede ocurrir frente a dos payasos; uno de ellos sostenía una mascada en sus manos: un arma siempre impredecible.
Se me acercan, muy despacio, con el bamboleo característico por usar zapatos tan grandes.
―¿Cómo estas amiguito?
No respondo.
―Dije ¿Cómo estas amiguito? ― Repite el payaso y de su manga surge un naipe, lo acerca a mi cuello y puedo sentir su filo cortante.
― Estoy bien.
― Bien. ― Aleja el naipe. ― Somos los payasos frijolito y bubulubu y venimos a hacerte sonreír. ― Me mira hosco nuevamente: ― ¡Que sonrías!
Con gran esfuerzo muestro los dientes en un gesto que poco tiene de sonrisa
― Muy bien, amiguito, ahora vas a darnos todo lo que tengas.
El otro payaso se para a mis espaldas y empieza a quitarme la cartera, el teléfono y el reloj.
Mientras tanto el otro, que permanece frente a mi, infla un globo rojo y lo retuerce una y otra vez con agilidad. Hace una horca con el globo y me lo coloca en el cuello.
― ¿Hay cariño o no hay cariño? ― Pregunta con su voz falsamente infantil, mientras sostiene el extremo del globo por encima de mi cabeza.
― Hay cariño. ― Respondo.
― Que buen muchacho. ― Dice el payaso bajando el globo y dejándomelo como corbata.
― Ahora se va a su casita y cuidadito de portarse mal.
Me dejan; camino algunos metros por la calle antes de voltear y verlos alejarse.
Empiezo a sudar e involuntariamente me estremezco: el coraje y la frustración los tengo a flor de piel, pero el miedo, la resignación y el falso consuelo de que no me quitaron gran cosa hacen que desista de cualquier intento de venganza.
Incluso me han espantado el hambre.
Caminando aún temeroso de encontrarlos paso frente a un parque; entonces veo a tres policías en su rondín caminando rumbo a mi.
La fortuna me ofrece la oportunidad, si bien no de recuperar lo perdido quizá de obtener desquite. Me acerco a ellos corriendo.
― Oficiales, me acaban de asaltar.
Los policías voltean a verme con mirada esquiva: sus chamarras de cuero con estoperoles, sus botas militares con casquillos cromados, sus insignias de tela descolorida; dos de ellos altos, morenos, con exagerado corte militar, uno usa aretes y un percing en el labio, el otro solo usa uno muy brillante en la nariz.
El tercer policía camina detrás de ellos, mas bajo que los otros, no usa camisa, puedo ver su espalda tatuada, va caminando con los brazos extendidos y mirando el suelo como si jugara a ser avión, hasta que se estrella en un poste y se queda abrazándolo.
― ¿Puede describir a los sujetos? ― Pregunta el mas alto.
― Eran dos payasos, uno dijo llamarse bubulubu y el otro frijolito.
Los dos policías se ven entre si, como si supieran ya de quienes se trata.
― Mire joven, si quiere levantar una denuncia tendrá que pasar al Ministerio Publico.
Antes que el policía continué puedo ver a sus espaldas, por una de las calles saliendo los dos payasos, caminando despreocupadamente hacia nosotros.
― ¡Allí oficial! ¡Esos son!
Los policías voltean a ver a los payasos; estos se dan cuenta e inician la huida, saltando los matorrales e internándose al parque, en un momento su vestimenta multicolor se ha mimetizado con el ambiente.
Con un veloz movimiento de sus manos el policía ha sacado de entre su uniforme unas pesadas cadenas, el otro se arma con un tubo. Lanzan el silbido que es su toque de guerra y salen corriendo tras de los payasos.
El tercer policía parece reaccionar al silbido, se incorpora y saca de una bolsa de su holgado pantalón unos chacos con los que juega girando sobre su cabeza y detrás de su espalda en posición marcial. Antes de unirse a la persecución gira los chacos y se golpea con ellos de lleno en la cara.
El oficial cae noqueado y con la nariz rota; me quedo junto a él, esperando el regreso de sus compañeros.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Just want to say what a great blog you got here!
I've been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

Thumbs up, and keep it going!

Cheers
Christian, iwspo.net

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

MOWGLI

En la cultura popular la figura del heroe tiene varias conotaciones, es el personaje principal de las historias, es una figura admirable por sus cualidades, o es aquel que tiene que enfrentarse a duras pruebas para demostrar su valor. Hace tiempo en una tertulia ideamos tres categorias para los heroes; y estas son: a)Los heroes excelsos, b) Los heroes trágicos y c) Los tontos con suerte. Muchos personajes de la literatura pueden clasificarse en dos o mas de estas categorias, pero en la revision de tales personajes empece con los heroes excelsos, pueden leer el articulo sobre Robin Hood de hace unos meses, ahora le toca al niño que vivia con lobos en la selva de la India.

Mowgli es uno de los personajes de la literatura mas entrañables para quien esto escribe. Una creación del escritor Británico Rudyard Kipling, protagonista de varias historias contenidas en "El libro de las tierras vírgenes". Acaso amable lector, si tuviste la fortuna de pertenecer al movimiento Scout durante…