Ir al contenido principal

UN HOMBRE SOLO Y SU HIJO


Ernesto mira con interés a la muchacha que toma café sola a unas mesas de distancia.
― Papá, esto no me gusta. Se queja una pequeña voz junto a él.
Es pelirroja, trae puestos unos jeans desteñidos y una blusa blanca, sus anteojos la hacen más interesante.
Papi, papi.
― Comete tu comida hijo. Responde Ernesto sin poner atención; tan solo mira a la pelirroja y piensa en como acercarse y platicar con ella; esta seguro que será una persona muy agradable.
La gente entra y sale del restaurante, oficinistas con traje que toman su almuerzo. Un hombre se sienta junto a la muchacha, se saludan con un beso.
Ernesto suspira, otra oportunidad perdida. Regresa la mirada a su plato, resignado.
Ve que su hijo ha dejado de comer y se dedica a jugar con sus muñecos sobre la mesa.
― Guarda tus juguetes Manuel, acábate tu comida hijo.
― No me gusta, papá.
― Si esta bien rico, a ver. ― Ernesto toma una cucharada de la sopa de letras del plato de su hijo. ― Si, esta bien rico, ahora tu.
El niño prueba la sopa con desconfianza; es necesario que Ernesto vuelva a probarla para convencerlo de acabar con el platillo.
Manuelito esta sentado sobre el portafolio de su padre para poder alcanzar el nivel de la mesa. Para el todo en el restaurante es nuevo y extraño, desde la cantidad de gente que come allí en completo orden, las meseras que les sirven, todas vestidas de la misma manera; como cargan las charolas llenas de platos.
Mirando a su alrededor se da cuenta que dos ancianas lo observan con ternura.
― Oye, papá, ― dice Manuelito jalando de la manga a Ernesto y bajando la voz para que no lo oigan, ― esas mujeres se ven raras.
Ernesto mira a las señoras, una de ellas tiene el cabello esponjado, completamente blanco; la otra, que parece su hermana, igualmente vieja, tiene el cabello teñido de negro.
― Parecen Polos opuestos. Dice Ernesto, pero al momento se da cuenta que Manuelito no entenderá a que se refiere. El niño responde con un muy convencido ― si, es cierto.
Las señoras se levantan de su lugar y se disponen a marcharse, pero antes se acercan a la mesa de Ernesto y Manuelito.
― Adiós nene. ― Dice la señora del cabello negro. Manuelito se agarra del brazo de su papá y mira a la viejita muy serio.
― ¿No es un encanto? ― comenta la señora antes de irse. Con una sonrisa de compromiso se despide Ernesto de las viejitas.
La tarde trascurre, hace rato que Ernesto termino su comida, pero Manuelito sigue comiendo a intervalos, entre jugar con el muñeco o el cochecito no ha terminado su plato de pollo con verduras.
Ernesto pide un café y mira su reloj con suspicacia. Frente a ellos se ha instalado una familia, hombre y mujer con tres niños. Los mira de vez en cuando; los niños le parecen unos malcriados, piensa que los padres de tales niños no deberían sacarlos a comer fuera de su casa, solo provocan vergüenza para sus padres esos pequeños demonios.
Pero los culpables son los padres, piensa Ernesto, que los dejan hacer lo que quieren, sin darles la mas mínima disciplina.
― Ya termine― Dice Manuelito con el plato vacio frente a él.
Ernesto mira debajo del plato y en el suelo para comprobar que su hijo no ha escondido alguna porción del guisado mientras no lo veía. Comprueba que efectivamente Manuelito termino con su comida. De una bolsa de su saco extrae un frasco oscuro.
― No, eso no, por favor papá, no me des eso.
Desoyendo a su hijo, Ernesto llena la tapita del frasco con la sustancia espesa, Emulsión de Scott. El olor le trae recuerdos no gratos de su propia infancia, pero no es el momento de mostrar debilidad. Le da la dosis a su hijo, el cual la toma con repulsión, pero resignado.
Después de guardar el frasco, Ernesto vuelve a mirar a la familia de enfrente; los niños comen en silencio y los padres murmuran algo entre ellos, voltean a mirar disimuladamente a Ernesto y siguen cuchicheando.
Con que hablan de mi, piensa Ernesto, se siente ofendido de inmediato, le gustaría gritarles a esas gentes, ¿Nunca han visto a un hombre solo comer con su hijo? ¿Acaso creen que un hombre no puede educar a un niño sin una esposa?
En ese momento Claudia va entrando por la puerta del restaurante. Viene con prisa, como siempre ha sido ella.
― Gracias por cuidar al niño. Dice ella sin mucho entusiasmo.
― No fue nada, ¿como te fue?
― Muy bien gracias; Manuel, despídete de tu papá.
- Adiós papi.- Dice el niño mientras su mamá lo carga para dejarlo en el suelo.
Ernesto lo besa en la frente.
― Hasta luego hijo.
Claudia sale apresurada, con Manuelito agarrado de la mano.
Ernesto sigue tomando su café. Mira a la familia de enfrente y se da cuenta que evitan su mirada. ¡Que demonios!, que piensen lo que quieran, se dice Ernesto tomando un trago de café para pasarse el nudo que se le ha hecho en la garganta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

MOWGLI

En la cultura popular la figura del heroe tiene varias conotaciones, es el personaje principal de las historias, es una figura admirable por sus cualidades, o es aquel que tiene que enfrentarse a duras pruebas para demostrar su valor. Hace tiempo en una tertulia ideamos tres categorias para los heroes; y estas son: a)Los heroes excelsos, b) Los heroes trágicos y c) Los tontos con suerte. Muchos personajes de la literatura pueden clasificarse en dos o mas de estas categorias, pero en la revision de tales personajes empece con los heroes excelsos, pueden leer el articulo sobre Robin Hood de hace unos meses, ahora le toca al niño que vivia con lobos en la selva de la India.

Mowgli es uno de los personajes de la literatura mas entrañables para quien esto escribe. Una creación del escritor Británico Rudyard Kipling, protagonista de varias historias contenidas en "El libro de las tierras vírgenes". Acaso amable lector, si tuviste la fortuna de pertenecer al movimiento Scout durante…