Ir al contenido principal

ENCUENTRO EN EL PARADERO Y UN AUTOBUS QUE NO PASA


Saldré de mi trabajo de las mañanas, me dirijiré a mi empleo de la tarde con muy buen humor, cantando en voz baja una canción pegajosa que esa mañana habré escuchado y me acompañara todo el día. Llegando a la calzada vere un autobús en el paradero. Aunque corra no podre alcanzarlo, arrancara y me quedare viendo como se aleja. Otra persona estara alli, irá hacia la banca de metal y se sentara.

Me quedare un momento bajo la banqueta, tratando de divisar el siguiente autobús en la lejanía de la calzada. Solo vere un monótono tapiz de automóviles en movimiento que se pierde hasta donde la bruma de la contaminación cubre las montañas y los edificios. Regresare a la banqueta a recargarme en un poste, me sentaría en la banca, pero no me gusta compartirla con extraños, así pasaran los minutos y el autobús no llegara.

Sentire que alguien me observa. El hombre que esta sentado en la banca desviara la mirada cuando volteé a verlo, lo mirare con detenimiento; su ropa a la moda, su calzado perfectamente boleado, su reciente corte de pelo; pero lo que me llamara la atención es su bien cuidada barba de candado, del mismo estilo que recientemente he adoptado.

Algo tiene que no podre definir, pero que atraera mi atención poderosamente.

El no resistira el impulso, y volteara; por un instante nos veremos los dos a la cara.

Es igual a mí. Me apartare de él y un estremecimiento recorrera mi espalda.

Vuelvo la vista hacia la calzada, no habra ningún autobús todavía.

No debe uno acercarse a su doble, encontrarlo puede ser presagio de muerte. Pero, ¿ese que encontrare en la banca es mi doble?.

Hay muchas posibilidades, pensare en todas ellas en ese momento. No aceptare la idea de tener un hermano desconocido, por que alguna vez habría oído a mis padres callar culpablemente ante la pregunta indiscreta de quien comparta el secreto. O acaso mis hermanos mayores lo recordarían y murmurarían a mis espaldas preguntándose que habrá sido de su hermano perdido en esas nostálgicas charlas de sobremesa. De una u otra forma me habría enterado, así como he descubierto los demás secretos de mi familia.

Aparentando despreocupación me distraere mirando las nubes y los automóviles, intentare silbar una canción, pero se me habra olvidado la melodía que minutos antes me acompañaba.

Él seguira sentado, sin inmutarse, absorto en sus pensamientos, parecera deprimido.

Pensare en como llegue a la parada de buen humor, y él en un estado melancolico. Como si nuestro estado de animo fuera opuesto, pero no solo eso, me percatare que su apariencia es la de una persona prospera, en cambio, reflexionare, yo apenas puedo sostenerme con dos empleos.

A mi mente vendra la teoría de la mecánica cuántica, de la cual he leido, que sostiene que una partícula subatómica puede ocupar diversos estados simultáneamente, recordare que hay científicos que aseguran que ese extraño fenómenos no solo debe ocurrir a nivel subatómico, incluso podría ocurrir a la escala humana, nadie a comprobado esa suposición. Pero si así fuera significaría que existiría una multitud de versiones de todos nosotros, tantas como posibilidades se presentaran, gemelos cuánticos.

Uno de esos gemelos cuanticos habría muerto antes de llegar al hospital cuando ambos sufrimos bronquitis en la infancia.

Otro de ellos habría sido tan persistente como para seguir la carrera de Arquitectura cuando yo renuncie a ella.

Uno más recibiría la beca para estudiar en el extranjero cuando yo no pude obtenerla.

Otros habrán dejado de perder su tiempo escribiendo cuentos, y a su vez otros tantos habrán ganado los concursos literarios en los que he participado.

Algunos habrán tenido el valor para declarar su amor a Verónica, Gabriela y Guillermina repectivamente, cuando yo no pude siquiera hablarles.

Por alguna circunstancia fuera de mi comprensión nos encontraremos en esa parada de autobús.

Volveré a mirarlo discretamente, buscando señales que prueben mi hipótesis.

Nuevamente me llamara la atención lo bien vestido que esta, y pensare que si en realidad es mi gemelo cuántico entonces él habría capitalizado todas las oportunidades que yo no aproveche, o que la vida me nego.

Entonces me dejara de simpatizar, me parecera un oportunista, alguien que basara su beneficio en el perjuicio de su prójimo.

Unos minutos despues empezare a odiarlo, y mientras más lo aborresca, el empezará a cambiar su semblante, sonreira. De esa manera yo pasare de la alegría al enojo, y él de la tristesa al gozo.

Ya no soportare estar allí por más tiempo, nuevamente buscare el autobús a lo lejos, y no encontrare nada.

A mis espaldas lo escuchare silbar alegremente la canción que yo cantaba al llegar a la parada.

Me olvidare de el camión, tengo piernas y podre caminar hasta otra avenida.

Dejare la parada, y tal como lo imaginaré, mi gemelo cuántico seguira sentado, él si esperara el autobús o lo que sea que espere allí.

No podre evitarlo, volteare y lo observare de nuevo a media cuadra de distancia, el también me vera. Ambos alzaremos el brazo y expresaremos nuestro mutuo desprecio con una seña obscena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

MOWGLI

En la cultura popular la figura del heroe tiene varias conotaciones, es el personaje principal de las historias, es una figura admirable por sus cualidades, o es aquel que tiene que enfrentarse a duras pruebas para demostrar su valor. Hace tiempo en una tertulia ideamos tres categorias para los heroes; y estas son: a)Los heroes excelsos, b) Los heroes trágicos y c) Los tontos con suerte. Muchos personajes de la literatura pueden clasificarse en dos o mas de estas categorias, pero en la revision de tales personajes empece con los heroes excelsos, pueden leer el articulo sobre Robin Hood de hace unos meses, ahora le toca al niño que vivia con lobos en la selva de la India.

Mowgli es uno de los personajes de la literatura mas entrañables para quien esto escribe. Una creación del escritor Británico Rudyard Kipling, protagonista de varias historias contenidas en "El libro de las tierras vírgenes". Acaso amable lector, si tuviste la fortuna de pertenecer al movimiento Scout durante…