Ir al contenido principal

EL FABRICANTE DE MUÑECOS

 ― ¿Qué se siente crear personas? Pregunta el hombre rico. Denise hace una pausa en el ensamble del prototipo antes de responder.
Piensa en lo que realmente le esta preguntando: le pregunta que se siente engañar a la gente con sus creaciones; pregunta si existe algún tipo de satisfacción que solo se obtiene al embaucar a sus clientes, en verlos actuar tal como si su creación fuera verdadera; Quiere que le cuente las veces que ha visto llorar a clientes al ver el rostro del ser querido cuando les presenta el replicado que ha construido.
― Es un trabajo, como cualquier otro. Le contesta con ese desdén que significa: “no es cierto y no te diré la verdad”.
Termina de armar el prototipo: un androide femenino que utiliza para demostrar al cliente la perfección de su trabajo. Sentada en un sillón de la oficina de su cliente, el androide sonríe y cruza coquetamente la pierna.
Denise le señala cada una de las características físicas y mecánicas del modelo estándar y las modificaciones posibles a fin de personalizarlo.
El cliente se muestra satisfecho con los precios que Denise le ofrece pero esta inquieto en cuanto a la calidad que desea obtener.― Debe ser la persona que deseo copiar, ni más ni menos; quiero que cuando lo mire únicamente piense que estoy frente a él. ¿Me entiende?
―Por supuesto, tenemos una larga experiencia en la fabricación de duplicados: necesitamos documentarnos sobre la persona que desea, pero antes que nada ¿De quien se trata?
― De mi padre. ― Responde el hombre rico.
― ¿Se encuentra vivo actualmente?
― No, falleció hace algunos años.
― Entiendo. Necesitaremos todo el material audiovisual que nos pueda proporcionar. Le debo aclarar que la elaboración del perfil psicológico tiene un precio extra. También tendrá que firmar una carta responsiva en la que se detalle el uso que piensa darle al replicado.
― No quiero papeles sobre este asunto, le pagare directamente a usted, sin facturas ni contratos. Tampoco quiero que mi replicado tenga ninguna marca de fabricación.
Denise cruza los brazos y juguetea con un mechón de su cabello mientras piensa. Tenía el presentimiento de que le haría esa petición, pero debe ocultar la satisfacción de que sus instintos no se equivocaron y asumir una pose profesional.
― Debe firmar la carta, o podrían clausurarme el negocio; tampoco puedo entregar un androide que no tenga las marcas de fabrica, usted sabe, por esos casos de fraude. ¿Que uso le daría a su androide?
― Es completamente personal y confidencial.
Los ojos de Denise brillan, nuevamente puede prever hacia donde se dirige el asunto.
― Supongo que solo usted estará en contacto con el replicado, ¿verdad? ― El hombre rico asiente. ― Entonces puedo hacer lo siguiente: Fabricare su androide tal y como lo pide, sin papeles y sin marcas; será un prototipo para uso de mi empresa. Lo traeré cada vez que usted lo solicite para hacerle mejorías, los dejare juntos el tiempo que sea necesario, pero únicamente lo podrá ver usted, después me llevare el androide a la planta para hacerle las modificaciones necesarias. Cuando este listo usted podrá comprarlo, con todos los requisitos legales,  o lo destruiré para reutilizar sus partes;  por supuesto que este servicio tendría un costo adicional, ¿me entiende?
― Perfectamente, ¿Cuándo empezamos?

Pasada la media noche, cuando ningún cliente llama por teléfono y todos los asuntos del día están de alguna u otra forma resueltos por el momento, Denise entra en su estudio para trabajar en el proyecto del hombre rico.
 Crea un nuevo archivo en su computadora: Proyecto Padre 266; a continuación introduce el archivo de datos sobre el sujeto. El programa de diseño empieza a crear un modelo tridimensional de acuerdo a los parámetros introducidos.
Mas tarde Denise revisa los dos perfiles que elaboró su amiga psicóloga en entrevista a su cliente.
Por un lado tiene un cuestionario: veinte simples preguntas con opción: si, no, o no sé; su utilización  es una forma de metodizar la elaboración del programa que emula la personalidad del sujeto: lo que nunca les diría a sus clientes es que para casi todos los casos utiliza un modelo preestablecido al cual únicamente le hace algunas modificaciones de acuerdo a esas veinte respuestas. Casi todo el mundo cree que la personalidad es algo único y  sagrado; que es virtualmente imposible de copiar; que requiere innumerables horas de rememoración para acercarse a esa compleja y tortuosa estructura que es una persona. Denise parte de la premisa contraria: todo el mundo esta cortado  con la misma tijera; las variaciones y diferencias son únicamente pequeños accidentes, deformaciones a una gráfica matemáticamente elaborada.
El que sus clientes lo supieran les resultaría decepcionante, es mejor que sigan creyendo en el pequeño toque de magia que ella les puede dar.
El otro perfil tiene mayor importancia para el trabajo de Denise, y a él le dedica mayor tiempo y atención: el estudio sobre las expectativas y motivos de su cliente. Ese es otro de los pequeños secretos que guarda el oficio de Denise: el saber exactamente  que es lo que desean realmente sus clientes de sus androides,  y lo más importante es que el cliente no llegue a enterarse de ello.

― ¿Podría usted reconocer un androide de una persona real? ― Pregunta el hombre rico mientras firma un cheque para Denise.
― Por supuesto, soy una experta en la materia. ― Replica Denise sin titubear, sentada frente al escritorio; atrás de ella junto a la puerta se encuentra parada una caja de embalaje que parece un sarcófago parado de pie.
― ¿Incluso sus mejores trabajos? ― Insiste el hombre rico extendiéndole el cheque a Denise. Ella lo revisa y lo guarda en su bolso.
― En los míos sería un poco mas difícil; pero en general puede decirse que cualquier pieza de fabricación industrial tiene necesariamente marcas de fabricación, y no me refiero a las que por ley debemos colocar en todos los androides, quiero decir que todo producto tiene marcas de sus moldes, líneas de partición, puntos de inyección, desfogues de material; incluso aquellos que se fabrican con cubiertas imitación piel  deben tener un acceso al mecanismo interior;  algunos fabricantes aprovechan el ombligo como cierre, en cambio mis androides no tienen ninguna marca exterior.
― ¿Entonces como mete el mecanismo a su piel? ―Insiste.  ―No se preocupe, no revelare su secreto.
Denise descubre que en realidad no le molesta confiar en él,  después de todo ya comparten un secreto, el androide que espera dentro de su caja.
― Es simple: fabrico la piel sintética en una sola pieza, incluyendo la laringe; utilizo un polímero sumamente flexible para la boca y el rostro. Todo el mecanismo entra a través de la boca con la ayuda de unas pinzas neumáticas. De esa forma no encontrara ninguna marca a menos que utilice un laringoscopio.
Denise da por terminada la conversación al levantarse de su asiento con cierta brusquedad; abre la caja de embalaje y deja a la vista el androide.
El hombre rico se acerca y observa largamente la imagen de su padre.
― Tiene cuatro interruptores de seguridad: el primero se encuentra en la punta de su nariz, basta  una ligera presión durante dos segundos para encenderlo o apagarlo; los otros se encuentran en su nuca: justo en la base del cráneo, en la punta del dedo anular de la mano izquierda, y en el talón derecho.
― Le puso su talón de Aquiles. ― Murmura el hombre para si mismo, aún embebecido con el replicante.
― Regresare en media hora para recogerlo.
― Déjelo toda la tarde.
― Le recuerdo que el androide no debe salir de esta habitación; vendré a las seis por él.
Denise sale del despacho y deja al hombre rico junto a la figura de su padre.
A la hora indicada regresa; se pregunta si seguirá en una sola pieza su trabajo; sabe que las verdaderas intenciones de su cliente son destruir al androide, pues tiene el deseo reprimido de asesinar a su propio padre.  Podría haberlo diseñado de tal forma que provocara este fin al poco tiempo de activado, pero le parecía un desperdicio de trabajo inaceptable el precipitar las circunstancias, además esta segura que su cliente pagara gustoso por algunas sesiones más; si no lo ha destruido aún.
Cuando entra al despacho el androide ya se encuentra dentro de su caja, el hombre rico la mira entrar sentado sobre su escritorio, sin saco ni corbata; su expresión es de fatiga: fuma un cigarrillo. Denise abre la caja y comprueba que el androide se encuentra entero y funcional. De reojo se percata que su cliente esconde el cigarro involuntariamente.

― No sabía que le prohibiera fumar.
― No es eso, es que, bueno, yo le prometí que dejaría de fumar.
― Entiendo; hay algún detalle que quiera ajustar.
― El nunca decía “maldición”, usaba “joder” con frecuencia y se tocaba muy seguido esa verruga en el cuello; tampoco me llamaba hijo, siempre me llamaba gordo.
― Haré los cambios; ¿cuándo quiere volver a verlo?
― El martes tengo tiempo, tráigalo temprano por favor.

Días después Denise tuvo que viajar fuera del país; dejo a sus empleados las instrucciones convenientes sobre el androide del padre del hombre rico antes de abordar el avión que le esperaba.  En un país de Europa Oriental se desato una crisis política: un grupo extremista se apodero de una escuela, con decenas de alumnos y maestros en su interior; durante semanas permanecieron atrincherados amenazando con asesinar a los rehenes.
La que en realidad ocurrió fue una matanza de rehenes y secuestradores a las pocas horas del asalto al colegio cuando el ejército entro a la fuerza.
El gobierno se tambalea ante la magnitud de la tragedia; por eso se opto por ocultar todo bajo un extenso montaje;   Denise trabajo durante meses en replicar a los rehenes, fabricando androides que primeramente aparecieran ante la televisión como cautivos, después como heridos en los hospitales y por ultimo, lo mas difícil, de regreso a sus hogares y familias, el tiempo suficiente para que el incidente se olvidara y poder desaparecerlos con una cuartada adecuada. Increíblemente incluso para Denise ninguno de sus androides fue descubierto. Casi un año después regreso a casa triunfante de su mayor reto profesional.

Cuando retomo las riendas de su negocio se entero que el Proyecto Padre 266 seguía en marcha. Se extraño de que el hombre rico siguiera requiriendo el androide de su padre: eso no era bueno para la seguridad de la empresa.  Se presento a recoger el androide en la oficina de su cliente a la siguiente cita programada.
El hombre rico había experimentado algún tipo de regresión durante el tiempo que estuvo fuera: vestía pantalón de mezclilla y camiseta; usaba el cabello largo, crecida la barba, fumaba en su oficina mientras discutía con el androide que permanecía sentado:
― Sabes que, no me importa si no te gusta como manejo el negocio, el jefe soy yo.
― Pues allá tu, gordo, si quieres tirar tu vida a la basura, pero cuando se trata de...
Con un leve toque de Denise en la nuca del androide, este quedo inmóvil. El hombre rico se sobresalto al verla.
― Ha pasado mucho tiempo, y veo que aún no arregla todos sus asuntos con su padre.
― No, ya casi acabo. Necesito una sesión más. Con media hora el viernes será suficiente.
Denise camina alrededor del androide, mirando a su cliente. Le aprieta la punta de la nariz al androide: despierta y permanece atento, con la vista fija en Denise, que se ha parado junto a su cliente.
― Me temo que no habrá otra sesión; va a acabar con esto ahora mismo.
De su bolso Denise saca una pistola y dispara a quemarropa contra el androide. Los impactos hacen que caiga de la silla y se retuerza en el suelo.
El hombre rico se levanta de un brinco gritando, viendo caer a su padre;  Le quita la pistola a Denise;  ella  lo deja sin resistirse.
― Es un control remoto: activa la rutina de agonía; con ese otro botón el androide se reactiva. ―Lo aprieta, el androide se levanta y vuelve sentarse en el sillón, con la vista atenta.
― Inténtelo. ―Le dice Denise; el hombre rico alza la pistola con mano temblorosa y dispara; una y otra vez.
Denise sale de la oficina y espera pacientemente; escuchando al hombre disparar y al androide caer, una y otra vez.
Al final, el hombre rico sale de la oficina, con los ojos rojos y las mejillas empapadas de lágrimas. Le entrega la pistola a Denise:
― Tenga, ya no quiero verlo más. ― Dice mientras se va.
― Como usted guste. ― Responde Denise con una encantadora sonrisa. 

Comentarios

Sergio Gaut vel Hartman ha dicho que…
Hola, Luis. ¿Podemos considerar tus textos para ser republicados en nuestros blogs? Se cita autor y fuente, por cierto.

http://quimicamenteimpuro.blogspot.com/

http://brevesnotanbreves.blogspot.com/

Saludos.
Sergio Gaut vel Hartman
http://es.wikipedia.org/wiki/Sergio_Gaut_vel_Hartman

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …