Ir al contenido principal

EXPEDICIÓN AL RÍO SUBTERRANEO





Los cinco nos paramos al pie de una profunda barranca; en medio de un bosque seco y requemado por el sol en la sierra de Guerrero.
Antes de bajar Bernardo nos lanza un discurso; una vez más confirmo que es un fantoche:
― A ver mariquitas: aquí empieza la aventura, no quiero que nadie se me raje a medio camino, ¿entendieron?
Felipe es el primero. Se sostiene de las rocas dando la espalda a la barranca, desliza los pies en el vació del abismo. Encuentra con el tacto el tan esperado punto de apoyo: empieza a descender.
Cuando Felipe va a medio camino Efrén hace otro tanto: después me toca a mi.
Es angustiante pensar que si algo sale mal caeré más de cincuenta metros hasta el fondo de la barranca; por eso no pienso: me concentro en encontrar el escalón de hierro con la punta de mi zapato. Lo toco: suspiro de alivio; me deslizo aún con el alma en un hilo, mi otro pie se apoya: ahora el siguiente escalón. Al fin sujeto la escalera con mis manos: ¡Que bien se siente! Desciendo con seguridad. Bernardo dijo que no volteáramos abajo para evitar el vértigo; no puedo resistir la tentación: Felipe esta llegando al suelo, Efrén sigue bajando a media escalera; parecen arañas pegadas a la pared. Todo el camino siento la adrenalina subirme por la espalda los brazos me tiemblan: agarro con fuerza la escalera mientras bajo.
El siguiente es Edgar, el Tobi; parece que tiene problemas de decisión, como es  costumbre; cuando piso el suelo miró hacía arriba, y él todavía no empieza a bajar.
Efrén empieza a quejarse: ― ¿Porque trajimos al gordo? Va a echar a perder todo.
Los tres miramos los titubeantes intentos del Tobi por encontrar el escalón y escuchamos sus lloriqueos.
Cansado de esperar me dice Felipe: ― Oye, vamos a ver la cueva.
Dejamos nuestras cosas a orilla del río: seguimos la corriente. El río socava las entrañas de la montaña: allí donde las paredes de la barranca se juntan.  Un arco de roca se alza a veinte metros de altura: imponente y lúgubre como la entrada del infierno. Desde afuera no se adivinan las dimensiones de la caverna, solo se sabe que es enorme; el eco del agua que fluye al interior contrasta con el canto de los pájaros del bosque. Acalorados y mojados en nuestro propio sudor la caverna nos recibe con un abraso gélido que nos estremece.

Con gran esfuerzo Edgar llega al pie de la escalera; enseguida baja Bernardo. Descansamos: el camino desde la carretera ha sido agotador. Por la vereda fuimos siguiendo las flechas pintadas en las rocas de la orilla: nos llevaron a subir un cerro y luego bajarlo por un camino lleno de guijarros. Llegamos a donde empieza la pendiente rocosa de la barranca; la descendimos sujetándonos a un cable de acero que otros excursionistas han empotrado a las rocas: el cable termina en la orilla del precipicio donde se encuentra la escalera de hierro afianzada a la pared. Por supuesto, podríamos haber seguido caminando por la ladera hasta encontrar el río, pero es un camino que nos tomaría varias horas recorrer.

Preparamos el equipo para entrar al río: consiste en una lata cuadrada de pintura o manteca acondicionada como mochila. Los botes tienen una doble función, mantienen la ropa y la batería de la linterna secos, y además sirven como flotadores, indispensables en los tramos en donde el agua es profunda.
― No hay ningún peligro allá adentro ―nos dice Bernardo para darnos confianza― siempre y cuando no hagan estupideces; la última persona que se murió aquí, se cayo de la escalera; pónganse el equipo, es hora de entrar.
Nos colocamos nuestras linternas en la cabeza después de conectarlas a la batería con un cable que atraviesa por un pequeño orificio al interior del bote.
Entramos al río y caminamos rumbo a la caverna, con el agua apenas en los tobillos.
Hay grandes rocas sobre el lecho que no hace mucho han caído sobre el río; las rodeamos y miramos arriba como si esperáramos que la siguiente cayera en cualquier momento.
Poco a poco los sonidos del exterior se van quedando atrás: la corriente del río y el chapotear de nuestros pasos, los únicos sonidos audibles.
A media penumbra se puede ver aún algunas aves que vuelan al interior de la cueva cazando insectos al vuelo.
Después del primer recodo el reflejo de la luz del exterior en las paredes es suficiente para iluminar la siguiente galería; es difícil percibir el momento en que la luz desaparece por completo, hasta que uno se encuentra con la oscuridad absoluta.
Las lámparas iluminan nuestro camino; lleno de rocas de todos tamaños que en ocasiones, en un descuido, nos golpeamos con ellas  la espinilla.
Bernardo ha dejado a Efrén ir al frente, le sigue unos pasos atrás. Caminamos sobre playas de arena formadas en los recodos, y cuando faltan estas caminamos por el cause del río.
De repente Efrén se sume hasta la cabeza en el agua, surge rápidamente gracias a su flotador y su desesperado pataleo; Bernardo ríe a carcajadas, nos explica: ― Esta es la primera fosa, hay que cruzarla nadando, dejen que sus botes los mantengan a flote, si se cansan agarréense de las rocas de la derecha
El agua esta fría, pataleo y muevo los brazos como perrito, es la única forma: el bote alza mi espalda y para que no me sumerja la cabeza debo nadar  recargado en el bote, como si fuera sentado. Salir del agua es otro Shock: hay una corriente de aire que sigue al río, uno se congela con la ropa mojada hasta los calzones. Solo caminando se alivia este enfriamiento que hace temblar los dientes.
Desde los primeros tramos Edgar fue retrazándose, caminando atrás del grupo, siempre dudando a la hora de hacer un esfuerzo. Cada rato nos detenemos a esperarlo cuando se detiene a sacarse la arena que se acumula en sus calcetines.
― Pareces niñita, ― le grita Bernardo, y amenaza ― si no te apuras te dejamos atrás.
― No, por favor espérenme, ya voy, no vayan tan rápido, espérenme.

A un par de horas de camino se encuentra una galería cuyo techo colapso, un paraje conocido como "La Claraboya". A decenas de metros sobre el río entran los rayos del sol por un hueco, la luz corta en dos la oscuridad de la caverna.
― ¿Ya vamos a llegar? ¿Cuanto falta? Ya estoy cansado, vamos a parar ¿si?
Las quejas de Edgar se repiten con más frecuencia, cada vez más molestas.
― Tengo que sacarme arena del zapato, espérenme muchachos.
Nuevamente nos detenemos: el Tobi se sienta a orilla del río y con toda calma limpia su calcetín. Los demás damos vueltas alrededor para no enfriarnos.
― ¿Donde quedo mi otra bota?
La pregunta me sorprende, me acerco a él: ― ¿Donde la dejaste?
― Aquí en la orillita, ayúdenme a buscarla.
Revisamos detrás de cada piedra del rededor: no la encontramos.
― Se la debió llevar la corriente
― ¡No, son las botas de mi papá!, me mata si les pasa algo.
― Tal vez la encontremos más adelante, puede que se atore en las piedras.
― O se hunde en la siguiente fosa. ― Agrega Efrén con ganas de molestar.
― Vamos a caminar. ― Dice Bernardo poniéndose en marcha.
Seguimos el paso apresurado de Bernardo, el pobre Tobi trata de seguirnos apoyando su pie descalzo en las piedras del río y caminando sobre la arena donde se puede.
― No vayan tan rápido, esperen por favor.
Nuestro guía camina a paso inmisericorde, Edgar va retrasándose cada vez más, hasta que sus ruegos nos llegan como un eco lastimero y lejano.
― Vamos a esperarlo. ― Digo a Bernardo, pero actúa tan sordo al Tobi como para a mi.
Felipe y yo bajamos el paso para esperar al gordo, Bernardo y Efrén siguen a su paso, sin miramientos.
― Oigan muchachos, me van a esperar, ¿verdad?
Felipe mira con angustia como la luz de las linternas de Bernardo y Efrén se pierden de vista al frente y como el paso de Edgar es tan lento.
― Oye, voy a decirle a Bernardo que nos espere. Mira, creo que ya no estamos tan lejos de la salida.
Asustado y apenado Felipe nos deja, apretando el paso para alcanzar a Bernardo y compañía.
Quedarse a solas en este lugar es como estar atrapado en un tubo: escuchas el correr del agua, todo es oscuridad excepto por el pequeño circulo de luz que ilumina la linterna; para salir hay que seguir la luz, si es necesario arrastrándose, pero en una sola dirección.
Edgar llega conmigo: el pobre esta muerto de miedo, cojea ostensiblemente y no es para menos, las piedras del río lastiman aún con los zapatos puestos.
Casi llorando me pregunta: ― ¿Porque son tan malos conmigo?
¿Porque somos malos con él?  Será porque es un gordo, latoso y chillón; será porque nunca intenta defenderse de las burlas y parece gustar que lo maltraten.
― Solo tú te has buscado estos problemas.
― Estoy seguro que deje la bota junto a mi, no pudo irse así nomás.
― Me refiero a seguir a Bernardo: siempre que hacemos una excursión eres el primero en apuntarte, solo para que te hagan sufrir, ¿Acaso te gusta ser el puerquito de todos?
― ¿Y que debo hacer? ¿Quedarme en casa, escondiéndome para que nadie se burle de mi? Después de todo ustedes son mis amigos; casi siempre son una bola de sangrones, pero me dejan estar con ustedes.
― Vámonos, ― le digo― la salida esta cerca.
El camino se hace muy largo; Edgar no vuelve a quejarse ni ha pedido que nos detengamos: al fin aprendió a sobrellevar la incomodidad, o tiene demasiada prisa por salir como para quejarse; su paso es lastimeramente lento.
Detrás de nosotros escuchamos un murmullo: un sonido indefinible que surge de varios puntos a la vez; ¿Un aullido?, ¿Un quejido?  Seguimos caminando.
Murmuro entre dientes: ― no hay nada raro aquí adentro. ― Seguimos volteando hacia atrás.
Algo se mueve al fondo de la galería: pareció un relámpago. En la oscuridad más absoluta algo va dejando rastros luminosos a nuestras espaldas.
Nos detenemos entre las rocas para descansar: la verdad estamos muy agotados como para correr.
La fuente del sonido se acerca, son muchas voces: de repente podemos ver claramente no una, una multitud de linternas que iluminan la caverna. Lo que se oye es una canción: es otro grupo que viene cantando.
Después del susto es doble el alivio el ver rostros amigables de nuevo.
El guía se acerca a nosotros: ― ¿Tienen problemas?
Seis o siete excursionistas se detienen alrededor de nosotros, cada uno con su bote a la espalda y una linterna en la frente: Les contamos todo lo que ocurrió.
― Puedo prestarte unos zapatos. ― Propone uno de ellos; Edgar sin salir de su asombro acepta de inmediato.
Acompañar a esta gente resulta más agradable que seguir a Bernardo: ellos van con calma, disfrutando del momento. Nos ofrece cacahuates uno de ellos; reanudando la marcha nos unimos al coro para cantar "El rey" y otras canciones.
Aproximadamente un kilómetro antes de llegar a la salida una tenue coloración rosada se percibe en las paredes: es la luz del exterior que, rebotando a través de la caverna, llega disminuida hasta la profundidad engañando la vista, porque no es claridad mi oscuridad y nos hace creer en un pronto final, el cual se dilata caprichosamente.
Ansiosos damos las últimas vueltas a la gruta, pensando que la salida esta en el siguiente recodo.
Por fin, cuando el cansancio pesa sobre nuestras espaldas y las piernas flaquean nos encontramos quizás con la imagen más impactante de nuestras vidas: la luz del día entrando como torrente en la inmensa caverna, en la que fácilmente cabría un velero.
El aire fresco nos intoxica con su frescura: sentimos emerger de un mundo de sueños; siento que podría tocar el filo de las sombras, parecen tan sólidas como la roca que las proyecta.
Flotamos para salvar el último tramo de agua; a la izquierda se abre la boca de otra caverna, más profunda, más misteriosa: un reto para otra ocasión.
Las aguas de ambos ríos se combinan, una es más fría que la otra; juntos forman al río Amacuzac. La aventura termina allí: en el fondo de otra barranca; una escalinata de piedra nos llevara hasta el mirador de las grutas de Cacahuamilpa.
Sobre la playa al pie de las escaleras dormitan plácidamente Bernardo, Efrén y Felipe: en medio de los tres hay una bota.
Apenas levantando la cabeza dice Bernardo: ― No lo vas a creer, la encontramos casi aquí afuera.
No sé Edgar, pero yo, no le creo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …