Ir al contenido principal

SENTIDOS OPUESTOS




El mesero sirve las bebidas sobre la mesa; antes de tomar su copa, Bernardo mira la mujer que tiene enfrente: Su cabello castaño, largo y lacio, su amplia sonrisa;  su mentón afilado;  sus senos pequeños que se asoman por el  escote de su vestido negro.
Sofía toma su bebida, lo que humedece sus labios. Bernardo desvía la mirada, algo ha llamado su atención al gran ventanal del centro de convenciones, y tras este, la pista del hipódromo aledaño; a lo lejos ve a los caballos en el arrancadero;  “número cinco; Gallardo, diez a uno”. Regresa la mirada a su acompañante: no hace falta que vea el desarrollo de la carrera.
― ¿Dijiste algo? ― pregunta ella.
― Oh nada, solo estaba pensando en voz alta. ¿Sabes? Si estuviéramos en el lado contrario de la pista le apostaría al numero cinco, pocas veces tengo una visión tan clara de un ganador.
― Eso es porque la carrera esta arreglada.
― ¿En serio? Supongo que alguien va a tener grandes ganancias.
― Puedes averiguarlo, la carrera aún no empieza.
― Si, pero eso no es algo que ahora me preocupe.

Se encontraron en los pasillos de una gran exhibición industrial y comercial;  Bernardo  recorría  los stands, mirando las distintas empresas que se exhiben, rozándose con innumerables personas extrañas, sondeando aquí y allá, buscando oportunidades en el futuro de los que le rodean; quizá empujando en tal o cual dirección a la persona correcta podría obtener algún beneficio económico o personal.  En ocasiones anteriores ha logrado asociaciones provechosas, las cuales dejó cuando percibió que su abanico de posibilidades se reducía. 
Sofía se paseaba con un septuagenario empresario, viudo y solitario, el cual se decía así mismo que no le interesaban las aventuras pasajeras;  con solo verlo Sofía supo cuales eran sus debilidades, las que aprovecho para acercarse a él. 
Se cruzaron en un pasillo, en medio de esa multitud, con pasados nebulosos y futuros que se entrelazan y se enredan entre si.  Bernardo sintió el escalofrío característico de la muerte al pasar junto al anciano, no quiso sondearlo, porque detesta ver el final del camino, siempre trata de evitar a los viejos, los enfermos y las mascotas, son ellos los que nos recuerdan nuestra propia mortalidad.
Pero a la mujer que le acompañaba, no pudo sondearla. Lo cual hizo que se detuviera en medio de la multitud y que permaneciera con la vista perdida por un par de minutos sin moverse.  Los codazos de la gente que caminaba a su rededor le hicieron reaccionar después de un rato. Fue detrás de esa sensación de vació que rodeaba a Sofía.  Ella también se percato que Bernardo no era algo común al momento de cruzar miradas. Le dio la misma sensación de un recién nacido, mas aún, los bebes tienen en su pasado la traumática experiencia del parto;  Ese hombre de cabello oscuro y cejas pobladas parecía recién creado por dios y colocado  enfrente a ella sin ningún recuerdo, sin pasado; o quizá ella no fuera capaz de leérselo, como al resto del mundo.
Sofía se disculpo con su acompañante, dijo que regresaría al automóvil para descansar las piernas por tanto caminar.  Bernardo la siguió hasta el bar, donde ella tomo asiento. Nunca desde que descubrió su poder sentía tantos nervios, tanta incertidumbre y tal excitación. 
― Entonces tu vez el futuro y yo veo el pasado, que interesante. ― dice Sofía. ― Lo que no me explico es ¿por qué no podemos ver el pasado y el futuro del otro?
― No he dejado de pensar en ello, ― replica Bernardo, ― creo que nuestros poderes provocan una interferencia que los bloquea.
― A propósito, ¿cómo es el tuyo? ¿Que sientes?
― Sabes, hace tiempo entendí que no existe aquello que llamamos futuro, en singular, mas bien son futuros, en plural. Puedo ver  las ramificaciones que surgen del presente, ya sea de una persona, de un objeto, o de un proceso, como si fueran árboles, conforme el tiempo trascurre surgen ramas nuevas a la vez que otras desaparecen, solo una de ellas se volverá una realidad tangible. A veces mirando esas ramas puedo ver, digamos frutos, oportunidades que si puedo presionar las circunstancias, puedo hacer que se siga el camino indicado para obtenerlo, haciendo posible ese futuro.
― Entonces, corrígeme si me equivoco, puedes ver lo que va a pasar, pero no entiendes el porque suceden las cosas.
― ¿Tu si lo entiendes?
― Cuando me enfoco en una persona, de ella surge todo lo que se puede saber acerca de ella. He podido hacer esto desde que era niña y creo que a estas alturas funciono enteramente por instinto, no necesito esforzarme en encontrar cosas en el pasado de las personas, simplemente aparece lo que quiero saber; Si, casi siempre entiendo los motivos para lo que la gente hace.
De repente la vista de Bernardo se desvía hacia un hombre que se dirige hacia la salida del bar.
― Oye, vez aquel tipo calvo: acabo de percibir que va a decirle a tu amigo que te vio en el bar con otro hombre, tu amigo se va a molestar... bastante molesto diría yo.
Sofía ve al sujeto. Se levanta y le dice a Bernardo: ―Observa.
Sofía se para junto al hombre, que se ha detenido a comprar cigarros. Le da una palmada detrás de la oreja, el hombre se agita y voltea. Permaneciendo a su lado, sin que pueda verla directamente, Sofía le murmura algo al oído.
Bernardo, que ha seguido el encuentro con la mirada sondeando al sujeto, siente un estremecimiento. Las palabras de Sofía han actuado de tal manera que los posibles futuros de ese hombre se han agitado, como un árbol en medio de una ventisca, algunas ramas desaparecen repentinamente, mientras otras se retuercen hacia direcciones completamente distintas a las anteriores. El encuentro con el amigo de Sofía desaparece sin dejar rastro.
Cuando Ella se acerca, con una sonrisa de malicia, Bernardo no puede esperar a preguntarle: ― ¿Qué hiciste?
― Solo le dije: No le vayas a decir nada a Raúl, Monchis.
― ¿Monchis? ¿Quién es Monchis?
― El lo es, o mas bien lo era. Ese era el apodo con el que le llamaba su hermana mayor, el golpe en la nuca siempre iba acompañado de una advertencia, así es como lo controlaba; creo que su poder persuasivo aumento desde el momento en que su hermana murió hace varios años.  Simplemente pensé ¿Cómo evitar que se lo diga a Raúl?  Y la respuesta apareció.
― ¿Sabes como has perturbado al pobre hombre?  Veo una multitud de doctores y sanatorios en sus futuros, podría terminar loco.
― Ya lo sabes, tu te preocupas por el futuro, yo del pasado.
― Creo que sería mejor seguir esta conversación en otro lugar, menos expuesto.
― Como digas. ― Sofía toma su bolso y se levanta; se detiene al ver que Bernardo no se ha movido de su lugar. ― ¿Entonces vienes o no?
― Si salimos ahora pasaremos veinte minutos antes de salir del estacionamiento, si esperamos el tiempo preciso podremos ser los primeros en cruzar por una salida que van a abrir en diez minutos.
Sofía se sienta de nuevo y comenta con sarcasmo: ― Si así eres todo el tiempo, debes ser harto aburrido.

Los pensamientos giran alrededor de la cabeza de Bernardo mientras trata de dormir. A su lado Sofía sigue siendo el mismo pozo negro que cuando la conoció. Se pregunta Bernardo quien es ella realmente, quien es él realmente;  no deja de recordar la manera en que Sofía devastó el futuro de aquel pobre hombre, le horroriza y le fascina a la vez, siente una incomoda inferioridad frente a ella, más aún cuando sus palabras todavía resuenan en su cabeza: “... debes ser harto aburrido”.
También él puede ser terrible, no conoce los límites de su poder y siente la necesidad de hacer algo que provoque la admiración de Sofía.
Si pudiera hablarle de su futuro la tendría en sus manos; pero no puede, de la misma manera en que su pasado le esta vedado a ella, lo que no supone ninguna molestia en Sofía, aparentemente.
Bernardo intenta rastrearla nuevamente, tocando suavemente con sus dedos su frente mientras duerme. No encuentra nada, pero aún así prosigue, explorando la negritud de su porvenir, hasta que llega a lo que parece ser la orilla del abismo y encuentra una sola rama de eventos que va sumergiéndose poco a poco en el presente, limite de todos sus poderes.
Se da cuenta que no se trata de Sofía si no de alguien cercano a ella. Es algo tan grande que no puede resistir despertarla para decírselo.
― Despierta Sofía, ¿Sabes lo que acabo de averiguar?
― Dímelo mañana, por favor.
― Oh, no querrás esperar a mañana, ya será muy tarde.
― ¿Qué quieres decir?
― Tu amigo del hipódromo, ya esta en las últimas, antes del amanecer habrá estirado la pata.
― ¿Quién? ¿Raúl? ¿Estas seguro?
― Tendrás que buscarte a otro compañero.
― Eres un idiota.  ― Sofía  empuja a Bernardo al levantarse, se viste a toda prisa y sale del departamento en busca de un taxi.
Entonces puede Bernardo ver el efecto de sus palabras, un huracán que sacude las ramas del futuro, pero ese porvenir alterado es el suyo propio.

La tarde se ha nublado repentinamente y una ventisca sacude las hojas de los senderos del panteón.  Bernardo sabe que encontrara a Sofía en algún lugar del cementerio, pero aún ahora siente el impulso de dar la vuelta y salir de allí.  Los días que trascurrieron después del encuentro con Sofía fueron de incertidumbre y desesperación. El asomarse a su propio futuro no le proporciono una senda para aliviar su pesar.  Un solo camino le conducía a un  porvenir nebuloso, lleno de huecos oscuros como cuando sondeo a Sofía.  Solo ella podría provocar tal estropicio en su futuro; el ir a buscarla al panteón esa tarde, próxima a llover, es la única oportunidad que tendrá de volverla a ver. En todos las otras cadenas de eventos que puede visualizar de si mismo, Sofía esta ausente.
Finalmente la perspectiva de nunca volverla a ver se convierte en motivación suficiente para que se decida a encontrarla.
Sofía esta parada en un prado, frente a una lapida que aún tiene la tierra recientemente removida.
Voltea y mira a Bernardo, parado a varios pasos de distancia, vestido formalmente, de negro, con un paraguas  colgando de su brazo.  Lanza un largo suspiro y regresa la mirada a la tierra frente a ella. Puede sentir que ahora se encuentra a su lado, sin decir palabra.
 ― Se lo que pensabas; ― Dice sin voltear a verlo. ― Que soy igual que tú, que únicamente estaba buscando aprovecharme de otro anciano con necesidad de amar. No te culpo por pensarlo, porque lo he hecho muchas veces; Pero no con Raúl.
― Lo siento mucho, en verdad, no quise lastimarte. ― Empieza a decir Bernardo, pero Sofía le interrumpe.
― No lo entiendes todavía: Raúl era mi padre.
Sofía hace una larga pausa; Bernardo entiende que esta tratando de contener las lágrimas.
― Él nunca lo supo, siempre fui una bonita acompañante para él. Quise pasar a su lado el mayor tiempo posible, buscando el porque nunca lo conocí;  encontré cientos de repuestas; pase tanto tiempo tratando de entender que no llegue a decirle realmente quien era. Ahora es tarde. La muerte ha roto mi vínculo con él.
Bernardo pasa el brazo sobre su hombro y abre el paraguas; al momento se desata un aguacero.
― Sé que juntos podríamos hacer cosas increíbles. ― Dice Bernardo mientras caminan hacia la salida. ― Pero aún siento miedo, estando junto a ti no puedo saber que nos depara el futuro.
― ¿Entonces porque me buscaste?
― No lo sé, toda mi vida he manipulado a la gente a mi alrededor, la mayoría de ellos no son mas que la misma repetición de rutinas; tu: no se quien eres, o que vas a ser; quizá, pienso yo, eres la primera persona a la que puedo tratar como a un ser humano. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …