Ir al contenido principal

MUSICA AMBIENTAL


-Ya no existen lugares como este.
Comenta un parroquiano con otro, sentados en una mesa del Restaurante.
 El Hombre Gris lo escucha desde su lugar en la barra del Bar.

Se sonríe para sus adentros; que ironía que precisamente ellos digan eso, que es tan cierto.
-Ya no hay lugares como este,- prosigue, - donde puedes tomarte una copa tranquilamente por unos cuantos pesos.
El Hombre Gris da un trago a su cerveza y mira a su rededor. Mira las pequeñas mesas de madera y la gente sentada alrededor de ellas, empleados, burócratas en su tiempo libre, alguno que otro borracho, unas pocas mujeres bien acompañadas.
Mira las paredes descoloridas, decoradas con cuadros de todos tamaños, paisajes, retratos, y desnudos, la mayoría bastante mediocres.
Por la puerta de la calle se cuela la segadora luz del sol, y el continuo movimiento de sombras adivina el intenso paso de vehículos y peatones por la avenida.
Frente a él esta un largo espejo de bordes ornamentados, rodeado de vasos, copas y botellas de diversos licores. En el espejo se ve a si mismo, y aparta la mirada.
Una rocola en la esquina emite una melancólica canción de indefinible estilo, no logra reconocer el grupo que la toca, pero contribuye a mantener ese ambiente de placidez y somnolencia.
La mesera pasa frente a él, pregunta.
- Ya esta mi orden?.  La joven se detiene y hace un esfuerzo por recordar, no es muy bella, ni parece inteligente.
- ¿ Huevos con tocino?, en un momento esta.
Desaparece tras la cortina que oculta una ruidosa cocina.

- Hoy me dejo mi mujer.- Dice el tipo de junto como si hubieran estado platicando antes.
- Metió sus cosas en una maleta y se subió a un taxi. Antes de irse fue a decirme que no iba a volver. ¡Como si yo fuera a rogarle que se quedara!. Creo que la maldita se robo mis relojes.
- Es una lastima. Responde el Hombre Gris.
- ¿Has estado casado?.
- No.
- No te lo recomiendo.- dice el tipo mirando intensamente a una pareja que se besa en otra mesa. - No soportaba su voz chillona cuando se ponía a regañarme, como si ella fuera tan perfecta. Pero ahora, por fin, se ha ido.
- Brindo por ello. replica el Hombre Gris.
- Salud-. Chocan sus tarros y beben, pero un momento después al parroquiano se le escapan unas lagrimas, baja la cabeza sobre sus brazos y se le escucha llorar desconsolado.

El Hombre Gris continua bebiendo su cerveza desentendiéndose de su compañero en la barra.
Unas gotas de cerveza espumosa se le escurren del tarro y caen sobre su uniforme gris.
En unos segundos la mancha desaparece sola.

La canción de la rocola se acerca a su final, los melodía sostiene una nota alta que poco a poco va desvaneciéndose. La mesera regresa con un plato en la mano; el hombre de junto se enjuaga las lagrimas y vuelve a voltear hacía la pareja amorosa, que nuevamente acercan sus rostros  a un inminente beso.
Cada movimiento va deteniéndose, no abruptamente, paulatinamente, como el final de la canción. Cuando por fin la música termina, el silencio es total. Dentro y fuera del restaurante, todo se ha detenido.
El Hombre Gris da otro trago a su cerveza, pero ha perdido el sabor, detesta eso.
Camina hacía la rocola buscando en sus bolsillos. Deposita en la máquina una moneda traslucida octagonal. El silencio permanece y la paralización ambiental también.
El Hombre Gris sacude la rocola y por ultimo le da una patada, ni siquiera le devolvió su moneda.
Frustrado, el Hombre Gris camina con decisión al lado contrario del restaurante.
Parado frente a ella, la pared del fondo del restaurante se eleva con el sonido de pistones neumáticos.  El Hombre Gris sale del restaurante rumbo a un oscuro y frio pasillo metálico cuyo final no se alcanza a ver.
En el camino se cruza con otro hombre vestido con un mono de color gris con la misma austera expresión en el rostro. Este otro Hombre Gris entra al restaurant por la puerta neumática.
Coloca una moneda en la rocola y con un experto golpe en la parte indicada de la máquina, una nueva canción empieza a sonar.
El Hombre Gris se sienta en una de las mesas mientras la vida se reanuda en el restaurante.
La mesera llega hasta el lugar vacio en la barra con un humeante plato con huevos estrellados y tocino. Voltea a un lado y a otro, le pregunta al hombre de junto.
- ¿No vio a donde se fue el señor?.
- Aquí estaba hace un momento.

Comentarios

Brandtrack ha dicho que…
Muy lindo! Gracias

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

MOWGLI

En la cultura popular la figura del heroe tiene varias conotaciones, es el personaje principal de las historias, es una figura admirable por sus cualidades, o es aquel que tiene que enfrentarse a duras pruebas para demostrar su valor. Hace tiempo en una tertulia ideamos tres categorias para los heroes; y estas son: a)Los heroes excelsos, b) Los heroes trágicos y c) Los tontos con suerte. Muchos personajes de la literatura pueden clasificarse en dos o mas de estas categorias, pero en la revision de tales personajes empece con los heroes excelsos, pueden leer el articulo sobre Robin Hood de hace unos meses, ahora le toca al niño que vivia con lobos en la selva de la India.

Mowgli es uno de los personajes de la literatura mas entrañables para quien esto escribe. Una creación del escritor Británico Rudyard Kipling, protagonista de varias historias contenidas en "El libro de las tierras vírgenes". Acaso amable lector, si tuviste la fortuna de pertenecer al movimiento Scout durante…