Ir al contenido principal

CUENTO ROSA

Por fin vacaciones, el anhelo al final de un día de trabajo agotador, el pretexto más agradable para ahorrar las quincenas; la oportunidad que Catalina esperaba para cambiar sus perspectivas.
Son sus primeras vacaciones sin esposo; le acompaña su hijo Guillermo.  En casi diez años de matrimonio en contadas ocasiones salieron, a lugares que él escogía y que a ella le resultaban tan tediosos. Recuperada su libertad, ahora puede elegir a donde ir y que hacer.
En la terraza de su cuarto siente la brisa marina, le revuelve el cabello y hace ondular su ligero vestido. La vista de la bahía fascina a Catalina, el mar azul, las doradas playas, las espumosas olas; aspira el aroma del mar con un profundo suspiro y se convence ella misma que se encuentra allí.
Sobre la cama están las maletas, aún sin desempacar, Catalina se ocupa en sacar el equipaje. Guillermo entra corriendo desde el cuarto contiguo, vistiendo su traje de baño.
― ¿Ya podemos ir a la alberca Mami?
Catalina toma en los brazos a su pequeño hijo, le da vueltas riendo y se tira en la cama.
― No seas tan apresurado, primero tenemos que guardar la ropa.
― Ya quiero ir.
― Vamos a tener mucho tiempo para estar en la alberca, y también en la playa, no te desesperes.
Se levanta y abre las Maletas.
― Vamos, ayúdame con esto.

La gente se reúne alrededor de la piscina del hotel; mujeres en bikini, muchachos ardientes que corren, saltan y revolotean alrededor de ellas, familias que pasan unos buenos ratos juntos, y también los solitarios, que quizá esperen que el amor los encuentre bajo los rayos del sol.
Guillermo chapotea en la orilla de la piscina, con sus flotadores en cada brazo, practica las zambullidas salpicando a los bañistas de alrededor. Todo el tiempo bajo la atenta mirada de su madre, quien reposa lánguidamente en un catre cercano.
El niño sumerge la cabeza y cuenta bajo el agua, llega hasta veinte, todo un record para él; se asoma hacia afuera para anunciar su hazaña a su madre; se da cuenta de que ya no le pone atención. Un hombre la acompaña, acuclillado junto a su catre.
Su nombre es Omar; a Catalina le parece de lo más simpático; se acerco con cualquier pretexto, recogió una pelota que cayó cerca, ella sabe que la lanzo con toda intención, entonces la plática surgió espontáneamente.
― ¿En que trabajas?- pregunta él.
― Soy Administradora de Recursos Humanos, y empeño mi alma en una oficina todos los días de ocho a cinco.
― ¿Te molesta hablar del trabajo en vacaciones?
― No te preocupes, así puedo pensar en lo que estaría haciendo allá, y estirarme sin preocupaciones, porque será otro a quien los problemas le quiten el sueño.
Se miran los dos a los ojos y surgen las sonrisas.
― ¿Entonces vienes solo? ― Pregunta Catalina.
― Venimos un grupo de amigos, tu sabes; un día alguien tiene la idea de reventársela en la playa y un rato después todos se alistan para venir.
Un chiquillo con flotadores azules y escurriendo agua se interpone entre los dos, sentándose al regazo de Catalina.
― Memito, ya me mojaste, sécate con la toalla.
― ¿Es tu hijo? ― Pregunta Omar viendo como Guillermo lo mira de modo agresivo.
Un silbido desde el otro lado de la alberca hace que Omar volteé.
― Me están llamando, ¿podré verte después?
― Claro, estamos hospedados en este hotel.
― Entonces nos veremos luego, chao.
Catalina toma una toalla para secarse ella y Guillermo, de reojo mira a Omar.
― ¿Ya vez lo que haces? ― Le reprocha a su hijo sacudiéndole el cabello con algo de rudeza; el niño tan solo sigue viendo, hostil, a Omar alejándose.

En la tarde Catalina y Guillermo almuerzan en el restaurante del hotel. Ella no se decide a ordenar, repasa la carta una y otra vez con la mano en la barbilla.
― Te recomiendo la parrillada de mariscos. ― Dice una voz detrás de ella; voltea para encontrar al sonriente Omar.
― Hola, ¿como has estado? ¿Quieres acompañarnos?
Guillermo mueve la cabeza negativamente, tratando de llamar la atención de su madre, moviendo los labios sin hablar, diciendo: no, no, no.
― Será un placer, con tan distinguida compañía.
― Mi papá es muy fuerte y grandote, y tiene muy mal humor. ― Dice Guillermo a Omar nomás este se ha sentado.
― ¡Memito!, ¡por favor! ―Le reprende Catalina.
― ¿Tu papá? ¿Tu esposo? ―pregunta Omar.
― Estamos divorciados - Aclara Catalina; en el rostro de Omar se refleja su alivio.
La conversación trascurre sucesivamente de la vida de ella a la de él. Catalina le cuenta a Omar como su esposo se opuso a que reanudara sus estudios universitarios y como la amenazo: "la escuela o yo".
― La escuela gano, ¿verdad?
― Pues si, no me arrepiento, pero si fue duro tomar la decisión, tu sabes, por los pequeños grandes detalles.
Omar asiente y voltea a ver a Guillermo, que se entretiene sacando los chíncharos del guisado.
― Comete toda la verdura. ― Le ordena Catalina, y el niño obedece.
Omar cuenta como siguiendo los deseos de su familia estudio ingeniería, y como al cabo de varios semestres de frustraciones e indecisión opto por seguir su vocación, el dibujo; ahora es diseñador gráfico.
― Mi papá es abogado y sabe como meter a la gente a la cárcel. ― Interviene amenazante Guillermo una vez más.

― ¿Tienes planes para más tarde? los cuates y yo vamos a ir a la laguna, podrías venir con nosotros.
― Mamá me prometiste que me llevarías. ― Replica Guillermo sin darle tiempo de responder a Catalina.
― Lo siento Omar, pero le dije a Memito que iríamos a ver el show de los delfines.
― No te preocupes, podríamos salir en la noche, a la disco por ejemplo.
― Me gustaría, pero sabes que no puedo dejar solo al niño.
Catalina mira desanimada al suelo, Omar piensa.
― Ya sé, ¿Porque no vamos de paseo en el yate, sale a las ocho.
― ¿Nos vemos en el embarcadero entonces?
― Tú lo has dicho, hasta luego.

El navío partió, iluminado con cientos de focos sobre la cubierta, dejando un rastro de espuma y de luces sobre la superficie del mar.
Guillermo, fascinado, observa la bahía desde la borda del yate; Omar y Catalina, al fin con un poco de intimidad, pueden hablar cosas del amor.
Una espléndida luna llena se eleva sobre la bahía inundando el ambiente con su luz platinada.
La orquesta empieza a tocar música romántica; como si fuera entre sueños, la pareja es arrastrada por el embrujo musical hasta la pista de baile.
Pieza tras pieza, Omar y Catalina bailan cada vez más juntos. Es el momento adecuado, se besan por primera vez, tímidamente, sin saber cual será la reacción del otro; a continuación el siguiente es largo y apasionado.
Un pequeño bulto se escabulle entre los dos; es Guillermo, que abrasa a su madre por las piernas, como si quisiera bailar solo él con ella. Una alegre y sincera risa surge al mismo tiempo de la pareja.

De regreso al hotel; Omar carga a Guillermo, esta rendido y duerme profundamente. Catalina busca la llave del cuarto, abre la puerta y recibe de Omar a su hijo. Después de acostarlo en su cama ella regresa a la puerta, donde Omar la ha esperado, ambos se ven, de repente se han quedado sin palabras.
― Entonces, ¿quieres pasar?
― ¿No habrá problema con el niño?
― Duerme, y no va a despertar.
Omar entra en el cuarto de Catalina, y las luces se apagan.

Catalina despierta al día siguiente, la luz del sol entra por las ventanas; encuentra a Guillermo jugando en su cuarto.
― Memito, quiero hablar contigo, ― el niño pone atención a su madre.
―Hoy vamos a pasar todo el día con Omar, no quiero que vuelvas a hacer otra de tus groserías, ni a mencionar a tu padre.
― Pero Mamá.
― No hay peros, esto es muy importante para mi, y lo es también para ti, así que harás lo que te digo.
― Sí, Mamá.
Catalina cae en cuenta del juguete con el que Guillermo ha estado jugando.
― ¿De donde sacaste eso?
― Estaba allí tirado, cerca de la puerta.
― Damelo, esto no es un juguete.
― ¿No?, entonces ¿que es?
― Es... este... es un globo, nada más.

Los siguientes días resultaron idílicos para Catalina.  Guillermo poco a poco fue aceptando la presencia de Omar, incluso en ocasiones llego a reír gracias a la simpatía de este.
Pero como siempre, los nubarrones fueron cubriendo su cielo azul; con creciente angustia Catalina se da cuenta que el dinero se le agota; no podrá prolongar mucho tiempo sus vacaciones, el retorno es inminente.
Contemplando el atardecer sobre el mar Catalina no puede contenerse más.
― Mañana nos vamos. ― Dice.
― Oh, creí que solo Guillermo iba a llorar. ―Omar enjuaga las lágrimas de Catalina.
― Allá las cosas son tan distintas; vivimos tan separados.
― Yo te iré a visitar tanto cuanto pueda.
― ¿Y si no funciona? ¿Como sabré que mañana me has de querer igual?  Quizá la mujer que conociste aquí no sea la misma que todos los días trabaja y lucha por mantenerse.
― Me gustas así como eres, lo demás no importa, encontraremos la manera, ya lo veras.

El sol se oculta en el mar, las nubes, como si fueran brasas, refulgen en el cielo y en el mar, extinguiéndose poco a poco. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …