Ir al contenido principal

LA ILUSIÓN


Pasa del medio día y en el paradero frente al parque un hombre y una mujer esperan sentados el paso del siguiente autobús. La mujer mira al hombre discretamente,  le parece atractivo.
De vez en cuando el hombre le echa nervioso un vistazo a su muñeca.
Ulises se da cuenta que la mujer le mira, voltea a verla y dice con una sonrisa.
― Espero a mi hija.
La mujer sonríe a su vez y se da cuenta que no había notado el ostensible reloj que lleva en la muñeca.
En cambio Ulises se reprocha su falta de confianza. Si como teme, esta enredado en una madeja de mentiras, entonces debe dejar de engañar a los demás.
El primer paso es la familiarización, la exploración. Debes conocer el objeto, su color y forma, su peso y textura, incluso el sonido que emite al rozar los dedos sobre él. Debes ser capaz de visualizarlo tal como es, sin necesidad de tenerlo cerca.  Claro que es posible, lo haces cada noche, cuando sueñas, así que puedes hacerlo conscientemente.
Los autobuses pasan y los compañeros en el paradero van rotando;  hasta que por fin de la parte trasera de un autobús Ulises ve a Laura bajar por los escalones.
― Perdón por llegar tarde.  Se disculpa antes de plantarle un beso acaramelado en la mejilla.
Al momento Ulises olvida su creciente angustia y el insidioso mal humor ante el gusto de abrazar a su niña una vez más.
―No te preocupes, todavía podemos dar una vuelta por el parque.
El siguiente paso es lograr la conexión. Contrario a lo que el general de la gente cree, la forma de controlar los pensamientos de otro no es imponiendo los propios.  El proceso consiste en penetrar en los pensamientos del otro, llegar al estrato emocional, mimetizarse con lo que encuentras, hacer de tus pensamientos iguales a los del otro. Si logras empatizar la conexión será casi automática, a veces basta una sonrisa, una conversación o en casos difíciles un contacto físico. Pero cuidado, este paso debe darse en el menor tiempo posible, si no lo logras lo mejor es abandonar el intento.
La calzada del parque está cubierta de flores de jacaranda, la primavera se acerca briosa despejando con una brisa cálida los cielos  de la ciudad.
Laura al igual que la mujer del paradero nota el gesto inútil de Ulises al mirar su muñeca.
― ¿Sigue a tiempo tu reloj?
―No sé a retrasado ni un segundo.  Le  muestra levantándose la manga.
― ¿Cuánto ha durado?
Ulises hace cuentas mentales, recuerda el día en que se percató que el reloj era una ilusión y decidió mantenerla, retrocede a los meses…  no, años, en que lo creyó real, hasta el momento en que inocentemente lo recibió como obsequio de cumpleaños.
― Dos años antes de que nacieras, por lo tanto tiene diecisiete años. Pero cuéntame, ¿Todavía no escuchas pensamientos?
―No, mamá dice que a veces se salta una generación.
―Tonterías, cuando eras pequeña no hacía falta hablarte. Ya veras, cualquier día se acabara el silencio.
―Muéstrame lo del billete, ¿sí?
―Está bien,  pero tienes que permanecer en silencio.
Lo siguiente  es crear la ilusión, debes de tomar previsiones para no engañarte a ti misma, porque cuando esta tan bien hecha no es posible distinguirla de la realidad.
Estando conectados, la ilusión es compartida por ambos. Algunas veces logre hacerlo con tres o cuatro personas, pero no siempre funcionan.
Padre e hija caminan rumbo al carrito que vende palomitas de maíz. Ulises pide una bolsa. Mientras el joven vendedor llena la bolsa Ulises comenta casualmente.
―Es un hermoso día ¿verdad?
El muchacho le dedica una mirada complaciente, Ulises le sonríe tontamente.
―Sí, es un lindo día.  Responde el vendedor y una tímida sonrisa emerge en su rostro.
Cuando el vendedor le entrega la bolsa, Laura puede ver a Ulises extender la mano con el pulgar, el índice y el medio cerrados como si sostuvieran un billete.
El vendedor toma con toda naturalidad el billete invisible, se dispone a regresar algunas monedas.
―Quédate con el cambio.  Dice Ulises y se da la vuelta para darle la bolsa a Laura y seguir caminando.  Después de avanzar algunos metros Laura no puede contenerse y lanza una carcajada.
Lo crucial es el intercambio, cuando pasas la ilusión de tu mano a la del otro. Este es el punto en el que muchos fallan, una repentina duda lo será de ambas partes y la ilusión puede desaparecer en un instante. Sin embargo, cuando el otro la toma deja de ser tu ilusión y se vuelve la suya, es una transición paulatina.
― ¿Cómo le hiciste papá? Tienes que enseñarme.
―No, no, esto no es para jugar, las ilusiones son algo serio y pueden hacer mucho daño.
― Por favor, dime como se hace, tal vez nunca pueda hacerlo como tú, pero quiero saber cómo funciona.
―Oh, claro que podrás, eso no tengo dudas, pero nunca debes hacer mal uso de ello ¿me entendiste?
―Si papá, ¿Cómo se hace?
Ulises se sienta en una banca, Laura a su lado lanza algunas palomitas a los pájaros, en pocos segundos se agolpan a sus pies.
Ulises se dispone a explicarle el procedimiento.
Por último esta la retirada, esto ocurre cuando al objeto ya no se le presta atención. Debes hacer el esfuerzo consiente de desconectarte del sujeto, con firmeza y rapidez. La ilusión desaparecerá para ti instantáneamente, pero si no lo haces puede igualmente desvanecerse para ambos y entonces sentirás la desilusión del otro. Hay quienes no resisten esto y vuelven a crear la ilusión, pero entre más veces se hace se forman lazos psíquicos que después no se pueden deshacer y la ilusión se vuelve permanente para ambos. Por eso te recomiendo que no lo hagas a tus seres amados, hay muchos telépatas que han arruinado su don al enredarse en innumerables lazos psíquicos. 
Laura ha escuchado con atención.
―¿Eso es lo que les paso a mamá y a ti?
―Mira lo tarde que se ha hecho, ―Ulises señala su muñeca y se levanta. ―Ya es hora de que regreses.
―Vamos, dímelo.  Insiste Laura mientras caminan hacia la avenida.
―Tu madre y yo tuvimos problemas, más allá de la telepatía y las ilusiones.  Desde el principio sabíamos que éramos uno y otro. Empezó como un juego, así empiezan tantas cosas. Nos divertíamos apareciendo y desapareciendo cosas, nos hicimos realmente buenos en ello.
Solíamos hacernos bromas, cada vez más pesadas y cuando las cosas empezaron a ir mal con nosotros empezamos a usarlas para hacernos daño. Cuando decidimos terminar ya no podíamos diferenciar que cosa era real y cual no. Necesitábamos alejarnos porque nuestra simple presencia nos hacía daño.
En el paradero de nuevo, padre e hija se despiden, Laura sube al autobús y desde la ventana agita la mano. Ulises sigue despidiéndose hasta que el autobús se pierde de vista, sonriendo todo el tiempo.

Al bajar el brazo, su sonrisa desaparece, se da la vuelta y se aleja caminando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …