Ir al contenido principal

ESCARBANDO

 
En el fondo del ropero, detrás de los sacos y camisas en desuso, esta el viejo archivero; una caja de madera forrada, cubierta de polvo y con olor a naftalina.
La cerradura de la tapa casi hace desistir a Adriana, pero al comprobar que los broches abren sin necesidad de llave, se decide a sacar el archivero, sujetándolo de sus dos manijas; lo coloca en el suelo junto a la cama.
Adriana se detiene un momento a pensar la conveniencia de abrir la caja. La sensación de estar profanando la privacidad de Humberto le detiene; sin embargo el mismo Humberto le pidió ayuda para buscar su acta de nacimiento.  Después de revisar los cajones de todos los muebles de la casa y no encontrarla en ningún lado, el único lugar donde no ha buscado es en el archivero.
Adriana se decide a abrirlo, pero únicamente buscara el acta.
Corre los broches: levanta la tapa y se da cuenta que no será tan fácil como pensó. En el archivero han sido depositados por años, sin ningún orden, las memorias de la familia de Humberto. En cada carpeta hay fólderes, dentro de los fólderes hay sobres y dentro de los sobres, papeles de todo tipo: boletas de calificaciones, recibos de la luz y teléfono con veinte años de antigüedad, boletos usados de avión, garantías de aparatos electrodomésticos, facturas innumerables y fotografías, muchas fotografías.
Con dedos ágiles y mirada rápida y precisa, Adriana va revisando carpeta por carpeta, buscando el acta de nacimiento de Humberto. Pero su mirada queda atrapada con una fotografía:  Un bebe de cabellos rubios, con el ceño fruncido y abriendo la boca en un gesto de disgusto.  Adriana reconoce al instante los rasgos de Humberto; se sonríe al comprobar que fue un bonito bebe y piensa que sus hijos probablemente lo serán también.  Sostiene la foto un largo rato; mira por atrás la fecha:  Agosto de 1976.
Deja la fotografía y prosigue buscando. Pero se va encontrando con otras fotos que la distraen.  En una de ellas aparece el bebe Humberto cargado por un hombre joven.
 “Con que este es el papá ”  piensa Adriana; lo ve con atención y concuerda con lo que alguna vez Humberto le contó: “se parece más a su madre”.
Conforme avanza, Adriana va encontrando otras fotografías que atestiguan el crecimiento de Humberto a lo largo de los años;  con el uniforme de la primaria, en las vacaciones en Acapulco, un atardecer con toda la familia: Humberto, sus padres y su hermana, cinco años menor.  En el campo de fútbol con sus regordetas piernas;  de esmoquin para una boda;  un espigado Humberto mostrando su diploma de la secundaria recibiendo un abraso de su padre.  
Dentro de una bolsa de plástico encuentra Adriana un viejo pasaporte de Humberto, su cartilla del servicio militar y un acta de nacimiento.  Piensa Adriana que su tarea esta cumplida y es tiempo de guardar todos los papeles y fotos que ha extendido sobre la cama.  Pero la curiosidad le hace seguir esculcando las carpetas y mirando.
La ultima fotografía de la carpeta le enternece involuntariamente: Humberto y su padre, vestidos de

alpinistas, parados en la ladera de alguna montaña, con el cielo azul a sus espaldas. Humberto sobrepasa a su padre por una cabeza, ambos sonríen y se toman del hombro uno al otro.
La siguiente carpeta es algo que no esperaba:  Fotografías rotas, arrancadas de algún álbum probablemente;  muchas de ellas son de la boda de los padres de Humberto, otras tantas son de sus padres juntos; entre los pedazos Adriana puede darse cuenta que fueron partidas justo entre la pareja, y la que mas le impresiona son los trozos de una foto de estudio de la madre de Humberto en vestido de novia, deshecha en innumerables pedacitos.
Entre todo ese desastre encuentra el acta de divorcio de los padres de Humberto.
Adriana siente una mirada en la nuca y voltea a la puerta: allí esta Humberto, viéndola con los brazos cruzados y gesto complaciente.
― Lo siento, no quise... ― se disculpa Adriana turbada.
― No te preocupes, de todas formas tendrías que enterarte. ― Dice Humberto caminando por la habitación y sentándose al lado de Adriana.
― Esto, ― dice Adriana mostrando los trozos de fotografías― ¿Qué es lo que paso?
― Fue un arranque de ira de mi papá. ¿Sabes? En realidad él no es mi padre.
― ¿No?  Entonces ¿Quién?
― Eso no tiene importancia, lo importante es que mi papá nunca perdono a mi madre, después del divorcio se fue lejos; mi hermana si es su hija y lo ha visitado con frecuencia; Yo pocas veces lo he visto desde entonces.
― ¿No quiere verte?
― No es eso, ambos sabemos que no tengo culpa de nada, pero es difícil reparar el daño que sufrimos.
Humberto empieza a guardar las fotos y las carpetas; Adriana permanece pensativa: abre una de las carpetas y saca una de las fotografías.
― Prométeme una cosa Humberto; vas a visitar a tu padre y le vas a mostrar esta foto, por favor dime que vas a hacer el esfuerzo de reconciliarte con él.
Humberto mira la fotografía de su padre y él en la montaña; se sonríe y mira a Adriana.

― Esta bien, así lo haré, mi vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …