Ir al contenido principal

RAPIÑA

Por las calles de la colonia va corriendo un muchacho; viste el uniforme de la secundaria cercana a pesar de que hace mucho fue la hora de la salida.
Se detiene frente a la puerta cerrada de una vecindad que fue reconstruida después de los sismos del ochenta y cinco.
Lanza una piedra a la ventana del tercer piso, a continuación grita "Toño".

Antonio se asoma a la puerta del departamento, desde allí habla a gritos con su compañero de salón. Regresa a la vivienda, se sienta a la mesa y termina de dos bocados el guisado que almorzaba.
- Ahorita vengo Mamá. - Dice Antonio apresurado con la boca aún llena.
- ¿A donde vas? - Reclama Constanza.
- Quique dice que se volteo un trailer en la curva de la Raza, quiere que vaya con él a verlo.
- Esta bien, pero tengan cuidado con los coches; no te tardes porque te toca lavar los trastes.
- Sí, nos vemos.
Antonio sale y sus hermanos menores lo ven bajar la escalera deslizándose por el barandal.
- ¿Yo también puedo ir? - Pregunta Ismael, el menor de Antonio.
- No, tienes que acabar tu comida y hacer la tarea.
- Siempre lo dejas a el y a mi no. - Masculla el niño de forma apenas audible.

Ya son las cinco de la tarde; Constanza ha terminado de planchar la ropa del día. Vé con preocupación el reloj; después se asoma a la calle desde la ventana.
- Ismael, hijo, ven.
El niño deja el cuaderno donde hacía ejercicios de aritmética.
- Asómate a buscar a tu hermano; dile que ya es tarde, y que yo digo que se venga ahorita mismo; vete con cuidado.
Ismael baja las escaleras, feliz de ser el emisario de la autoridad de su madre.
Desde la ventana Constanza ve a su hijo recorrer las calles rumbo a la avenida.

Un rato después regresa Ismael solo.
- ¿Que paso? ¿Donde esta tu hermano?.- Le reclama Constanza.
- Dice que viene al rato.
- ¿Como que al rato? - Constanza enfurece,- te dije que viniera ahora mismo.
- Si, así se lo dije - responde el niño temeroso,- pero no quiso venirse, dijo que hasta que recogieran la carga del trailer.
La carga del trailer le llama la atención a Constanza; con interés le pregunta a su hijo.
- ¿Viste el trailer?
- Sí, lo están levantando con grúas, hay un montón de cajas que se le salieron tiradas en el camellón, creo que Toño y quique están esperando a que se vaya la policía para agarrar algo.
- ¿ Que cosas había en las cajas?
- Botellas de no se que, hay un montón de vidrios rotos.
Constanza piensa un instante.
- Laura, Isabel, Raul, vengan; traigan las bolsas del mandado y los costales que hay debajo del fregadero. Póngase sweter que nos vamos, ¡rápido!. Tú Ismael, escribe una nota a tu padre, dile a donde vamos.
- ¿Y a donde vamos?
- No seas tarugo mi hijo, vamos a ver el trailer volteado.

La voz se corre con rapidez, Constanza ve como otras gentes salen apresuradas de sus casas y caminan a paso rápido, tal como ella y sus hijos lo hacen; tan solo desea que todavía quede algo cuando lleguen.
En la avenida se dan cuenta que no hay circulación, la gente va y viene sobre el arroyo sin preocupaciones.  Cruzan el puente sobre Insurgentes y llegan a la curva de la Raza.
Tres grúas jalan a la vez la caja del trailer, que se encuentra hecha pedazos. El camión dio la vuelta con demasiada velocidad y el peso de la carga hizo que se fuera de lado y cayera de costado; con el impacto las paredes de lámina de la caja se rompieron, dejando sobre el camellón cientos de cajas con botellas de jugo de verduras.
Varias docenas de cargadores se dedicaban a recoger las cajas intactas y las metían en otro camión. Cuatro patrullas y diez policías resguardaban la carga de un centenar de personas que se encontraban a una prudente distancia rodeando la zona del siniestro.
Las grúas hicieron su trabajo, enderezaron la caja y se la llevaron arrastrando; dejando en el lugar únicamente un cerro de cajas, botellas y vidrios rotos. El cerco se estrecho.
Los cargadores se apresuran a rescatar lo más posible; su nerviosismo es compartido por los agentes que los resguardan; cientos de ojos los observan cada vez con mayor ansiedad.
Un equipo de limpieza se mantiene a distancia, esperando con paciencia el momento de actuar.
Los encargados de rescatar la carga ven con desasosiego lo que resta en el suelo, imposible de recuperar. Cierran las puertas del camión y se retiran.
La desesperación empieza a dominar a la gente que se ha reunido; los policías sienten la tensión.
Por un lado empiezan a silbar; por el otro alguna señora grita " ya déjenos".
Constanza da instrucciones a sus hijos.
- Tomen todo lo que puedan y juntenlo aquí conmigo; cuidado con los vidrios.
Los policías suben a sus patrullas y emprenden la retirada. La gente se abalanza sobre las botellas. Con voracidad recogen lo mas que pueden, remueven las cajas aplastadas, extraen cada una de las botellas que no se encuentre rota.
En el mismo momento que las policía se retiro el transito por la avenida se reanuda; los primeros automóviles que cruzan enfrente se detienen, algunos en reversa se regresan; los conductores abren las cejuelas de sus autos y se meten dentro de la multitud intentando tomar parte de la rapiña.
Un frenesís se apodera de la gente; corren, gritan, revuelven los restos en busca de la última botella.
Todo termina en unos minutos; todavía llega gente corriendo, demasiado tarde.
Cada quien protege su parte del botín con recelo e improvisan formas de llevárselo con ellos; en sweteres y chamarras como bolsas, en el plástico que envolvía las cajas; alguien llega con un carro de baleros.
Constanza hace recuento de lo que obtuvieron, setenta botellas de jugo de verduras dietético, le toca de once a ella y cada uno de sus hijos para cargar; pero sus niños pequeños no podrán con tal carga; a menos que deje a alguno para que las cuide mientras los demás van y vienen con la mitad; pero ya esta oscureciendo y ese lugar no es seguro.
En eso ve a su comadre Ines, a llegado tarde y revisa entre las botellas rotas si ha quedado algo, trae con ella un carro de supermercado, vació.
- Oiga comadre, ¿como le fue?.
- No, pus ya no me toco nada, comadrita.
- Mire, nos repartimos lo que agarramos y nos ayuda con su carrito.
- Gracias comadre, echele usted.
Con el carro lleno regresan todos felices; en el lugar del siniestro la cuadrilla de limpieza realiza su función, bastante sencilla pues la muchedumbre no ha dejado mucho por levantar.
Toño camina detrás de su familia, ayudando a Quique a cargar sus botellas en un costal.
Se le ocurre abrir una botella y tomar del contenido.
- Guacala. Exclama y alcanza a ser oído por su madre.
- A ver, déjame probar.
Constanza da un trago y paladea el jugo.
- No sabe tan mal.
- Es amargo. - Se queja Toño; sus hermanos lo ven a él y a su madre alternadamente. Ella lee la etiqueta.

- Jugo de verduras, con tomate, apio, zanahoria. - Los niños hacen cara de asco. - Se ve muy nutritivo, así que todos van a tomarlo, hasta que se acabe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …