Ir al contenido principal

SALVOCONDUCTO


El pequeño Volkswagen sedan viaja por la maltrecha y solitaria carretera.
― Ya vamos a llegar, ten a la vista el niño. ― le indica el conductor a su mujer.
Ella carga con delicadeza el pequeño bulto envuelto en cobijas que descansa en el asiento trasero.
― Nene, despierta cielo, nene.
El automóvil se detiene a pocos metros del puesto militar. Un soldado con mascarilla antigases permanece frente a la barrera.
―Buenos días señor. ― dice el conductor saliendo de su vehículo. ― ¿Podría dejarnos pasar? Tenemos un salvoconducto.
Una fuerte ráfaga de viento levanta nubes de polvo; casi arranca de su mano el papel que sostiene. El soldado dice algo, pero por el vendaval no se alcanza a oír.
― ¿Cómo dijo? ― El hombre se acerca a la barrera.
― Den vuelta y regresen por donde venían. ― Repite el soldado glacialmente.
― Espere, traemos un papel, esta firmado por...
― No hay salvoconductos.
― Oiga, necesitamos salir, no vamos muy lejos, solo hasta...
― Nadie puede salir, hasta que el experimento concluya.
― Quiero hablar con su jefe superior.
― Regrese ahora.
― Usted no entiende.
El soldado corta cartucho de su rifle.
― Esta bien, esta bien. ― el hombre regresa ; del automóvil surge el fuerte llanto del bebe.
― ¿Escucha? Tenemos un niño enfermo, por eso tenemos que ir, déjenos pasar, por favor.
El soldado alza amenazadoramente el rifle.
― Bueno, bueno, ya nos vamos.
El Volkswagen da la vuelta y regresa por el camino polvoriento, rodeado de arboles muertos.
― Te dije que tuvieras a la vista al niño antes de llegar. ¿Por qué nunca me haces caso?
La mujer se ocupa de consolar al bebe, que sigue llorando.
― Pásame el tooper-ware, por favor. ― Pide ella mientras arrulla a la criatura en sus brazos. El hombre estira su mano derecha al asiento trasero sin desviar la vista del camino, tanteando encuentra el envase y se lo da a su mujer.
Ella lo abre y saca con los dedos pedazos de carne cruda cortada en cubitos.
― A ver mi nene, a comer.
El niño se tranquiliza luego que a devorado su almuerzo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …