Ir al contenido principal

LA CABAÑA DEL LOBO


Los insectos nocturnos zumban y chirrían entre las ramas de los árboles en una gran variedad de tonadas.  Hacía todas direcciones la luz de la linterna ilumina los mismos troncos cubiertos de musgo; y la neblina que va deslizándose entre las ramas, envolviéndolo todo con su aliento helado.  Gustavo y Leonor caminan por el sendero, buscando alguna roca o un arbusto familiar que les indique el camino de regreso al campamento.
― Tengo frió. ― Se queja Leonor.
― Si, mi amor, ― responde Gustavo, ― yo también, pero tenemos que seguir moviéndonos hasta encontrar el campamento.
― Estamos perdidos Tavo.
― No te desesperes, no debemos estar lejos.
Cuando Gustavo se alejo para buscar leña, cargo con su linterna; pero esta fallo cuando traía algunas ramas a no más de cien pasos de la tienda de campaña y la fogata. Al principio Gustavo pensó que no sería difícil reencontrar el camino de regreso, pero le sorprendió la rapidez con la que uno se puede desorientar en la oscuridad absoluta.
Sabiendo que no estaba muy lejos y pensando que entre mas caminara podría alejarse más, empezó a llamar a Leonor, esperando que al responderle pudiera orientarse.
Escucho a Leonor que le respondía, y vio la luz de su linterna; se encontraron  en medio del bosque, después de que ella se alejara a buscarlo al tardar en regresar.
Siguieron el camino que Leonor tomo para buscar a Gustavo, pero en ese momento, con una brisa helada, una espesa neblina descendió sobre ellos, envolviéndolos con una pantalla blanca que no les permitió ver mas allá de algunos metros.
 Gustavo intenta mantener el optimismo, pero sabe tan bien como Leonor que no podrá regresar al campamento en medio de esta niebla, además es probable que la fogata se haya apagado por falta de leña en este tiempo que llevan fuera.
― ¿No traes algunos cerillos Leo?
― No, los deje en el campamento, ¿tu tampoco traes?
― Vaya campista que resulté, si tuviéramos cerillos haríamos aquí mismo una fogata.
― ¿No puedes encenderla con unas piedras o algo así?
― Todo esta mojado alrededor, aunque supiera cómo, no encendería.
Sus pasos les llevan hasta una cerca de madera.
― ¿Recuerdas estos troncos?  ― Pregunta Leonor.
― Para nada, debemos estar ya bastante lejos de la tienda. Creo que lo mejor será seguir la cerca, a ver si encontramos la carretera.
Caminan, sintiendo como el frío arrecia. Al dar vuelta a la esquina, encuentran una vereda; con renovada esperanza se dirigen a ella y toman una de las dos direcciones al azar.
― ¿Hueles? ― pregunta Leonor. ― Huele a leña, debe haber alguna casa por aquí.
Siguiendo por el camino encuentran un letrero que dice:
“Bienvenidos a la cabaña del Lobo, rica barbacoa todos los fines de semana”.
Entre la niebla, en un claro del bosque, encuentran una cabaña con chimenea que lanza un humo espeso que se escurre hacia el nivel del suelo. Por las ventanas se puede ver el resplandor de velas en su interior.
Gustavo y Leonor se dirigen a la puerta, con las manos y los pies entumecidos por el frío.
Tocan a la puerta, dispuestos a rogar por albergue por lo que resta de la noche.
Una mujer abre la puerta, y antes de que Gustavo o Leonor digan algo, les deja pasar, incluso los apresura para que entren antes de que el frió se cuele al interior.
La pareja entra y tardan unos instantes en darse cuenta de lo que sucede en el interior.
Una docena de personas sentadas alrededor de la habitación iluminada con cirios, murmuran entre si, cubiertos con chamarras o chales oscuros. En el cuarto de al lado esta una caja con la tapa abierta. Es un velorio.
Sin que nadie les pregunte nada, una señora les acerca un par de sillas y los ubica en una esquina de la habitación.
Leonor da las gracias, pero se acerca a la chimenea y extiende sus manos para calentarse.
Gustavo da un vistazo alrededor, se da cuenta que la habitación es un amplio comedor, un par de puertas abren hacia un jardín frontal, donde puede ver entre la niebla un columpio.  Este era el restaurante que indicaba el letrero en el camino: “La cabaña del lobo”  y el difunto es...
Leonor se sienta a su lado, intimidada por la extraña situación.
― Tengo miedo Gustavo.
― No hay nada que temer, mi vida, tan solo es un velorio.
Pasa el brazo sobre su hombro para abrazarla, y se da cuenta que la gente lo voltea a ver.
Pensando rápidamente, toma con suavidad la cabeza de Leonor y la recarga sobre su hombro. Las miradas desaprobatorias se vuelven compasivas  y se desvían.
― ¿Qué te pasa? ― reclama ella.
― Shhh. Solo finge tristeza, nadie espera otra cosa que un poco de congoja, así podremos quedarnos hasta que amanezca.
Un rato después ofrecieron café con canela en jarros de barro; tanto Gustavo como Leonor los tomaron con silenciosa satisfacción.
En voz baja los asistentes conversan; Gustavo intenta escuchar lo que dicen, pero se percata que hablan otomí o algún otro idioma indígena. Con las señas y el tono en el que habla una señora, deduce Gustavo que esta narrando las circunstancias por las cuales falleció el difunto.
A lo largo de la noche fueron llegando otras gentes, algunas fueron hasta la caja a dar un vistazo al difunto y enjugarse las lágrimas frente a él.
Gustavo sintió la curiosidad de acercarse a mirar, pero Leonor le detuvo cuando pretendía levantarse.  Ella aún miraba con desconfianza a la gente alrededor.
Las señoras empezaron a rezar, en aquel idioma que se parece al canto de las aves; poco a poco el sueño los empezó a abrumar, y aunque hicieron el esfuerzo por permanecer despiertos, terminaron por dormirse, allí donde estaban, sentados en un rincón del comedor de la cabaña del Lobo.
Cuando despertaron, sobresaltados, la gente dentro de la habitación se había multiplicado, afuera un grupo de hombres encendieron antorchas y todo el mundo se levanto de sus sillas.
Respetuosamente vieron como levantaban entre seis jóvenes la caja para sacarla por la puerta frontal; en el lugar donde estuvo la caja un hombre dibujo una cruz de cal en el suelo.
La gente salió en procesión detrás de la caja.
― Creo que lo van a pasear por el pueblo antes de llevarlo al panteón, no debe faltar mucho para el amanecer.
Antes de que salieran de la cabaña Leonor le habla a una señora que le parece haberla escuchado hablar en español.
― Ay señora, perdónenos por favor, ― Explica Leonor. ― Estábamos acampando y nos perdimos en el bosque, no teníamos a donde ir más que aquí.
― ¿Dónde estaban acampando?
― En el valle del castaño. ― Indica Gustavo.
― ¡Juan! ― Llama la mujer: un muchacho se acerca; Le da instrucciones en aquel idioma.
El muchacho les hace señas de que lo sigan.
― No sabe cuanto se lo agradecemos. ― Le dicen a la señora, la cual solo levanta la mano y se va tras la procesión.
Siguiendo a su joven guía, Leonor y Gustavo suben una pequeña loma por una pequeña brecha, en diez minutos se encontraron en el claro donde acamparon.
La tienda sigue de pie, pero la fogata se ha extinguido.
El joven se da la vuelta y regresa por el camino por el que llegaron antes de que le puedan dar las gracias.
Gustavo re-enciende la fogata; se meten a la tienda para dormir.  Rápidamente caen en un sueño profundo, pero Leonor despierta a Gustavo. ― ¿Escuchas?
Fuera de la tienda se escuchan los pasos furtivos sobre la hierba de algún animal que merodea alrededor de la tienda.

Los dos permanecen en silencio mientras escuchan aquello que se va acercando.

Comentarios

Jose Flores ha dicho que…
??????????? y luego ?????

Entradas populares de este blog

RESEÑA: CRIMEN Y CASTIGO

Normalmente escribo la reseña de un libro a los pocos días de terminar su lectura, cuando en la memoria están frescos todos los detalles de la trama.En el caso de “Crimen y Castigo” no es así; han pasado semanas desde que deje el volumen de 476 páginas.Es necesario alejarse un poco de esta obra para apreciarla en su justa dimensión.Crimen y Castigo de F.M. Dostoievski, es la historia de Rodión Romanovich Raskolnikov; ex estudiante de leyes en la ciudad de San Petersburgo en los años alrededor de 1860.Rodion es solitario, meditabundo, orgulloso e irascible; vive en una diminuta habitación que le renta la madre de su prometida, la cual falleció tiempo atrás. Frustrado, viviendo con tantas restricciones, casi sin comer, la salud de Raskolnikov va mermando, mientras elabora planes.En esta situación Rodion tiene un encuentro que parece trivial, pero tendrá enorme importancia en su futuro: En una taberna conoce a Marmeladov, un ex funcionario alcohólico quien le cuenta su triste historia, c…

RESEÑA RAYUELA

Me ha resultado difícil escribir esta reseña sobre Rayuela, Novela de julio Cortázar (1963), clasificarla es complicado; hay quien dice que es una anti-novela, una contra-novela, una novela experimental o una novela surrealista. Es notoria la intención de Cortázar de escapar de los convencionalismos de su época y en ese sentido, mantenerla inclasificable es rendirle tributo al espíritu con el que fue escrita. Rayuela narra la historia de Horacio Oliveira, un argentino, entrado en los cuarenta, que vive en Paris durante los años cincuenta, ciudad cosmopolita, centro de las artes y de la intelectualidad. Oliveira siempre esta inconforme con la vida, a pesar de tener un trabajo nada demandante y una relación abierta pero estable con Lucia, una Uruguaya que llego a Paris con su hijo pequeño, al que llama Rocamadour, para estudiar canto sin un centavo, apodada “La Maga”. Horacio mantiene también un amorío con otra mujer llamada Pola y asiste con un grupo de amigos a las reuniones del “Club d…

ISAAC ASIMOV

Escribo sobre mis autores favoritos con el deseo de compartir su obra y comentar aquello por lo que los considero maestros: La inigualable destreza narrativa de Theodore Sturgeon; la profundidad filosófico-psicológica de P.K. Dick; la inigualable imaginación y el sentido de aventura de Jack Vance.Ahora le toca el turno a uno de los incomprendidos padres de la Ciencia Ficción moderna: Isaac Asimov.Asimov nació el 2 de enero de 1920 en Bielorrusia. Sus padres se trasladaron a Nueva York en 1923, cuando el autor tenía tres años.Su infancia transcurrió en el barrio neoyorkino de Brooklyn, donde el joven Isaac aprendió por sí mismo a leer a la edad de cinco años. La juventud del futuro escritor transcurrió entre los estudios y el trabajo en las distintas tiendas de golosinas que su padre rentaba en el barrio de Brooklyn. Fue entre esos estantes llenos de revistas donde el joven Asimov se encontró por primera vez con la ciencia ficción, empezó a escribir en su adolescencia temprana y a los …